Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin disuelve por decreto la agencia de noticias Ria-Novosti

La decisión marca una nueva etapa para transformar la información en propaganda al servicio del Kremlin

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, dio un paso más el lunes para reemplazar la información por la propaganda al disolver por decreto la agencia informativa Ria-Nóvosti, un medio gubernamental que se había ganado un prestigio de seriedad y profesionalismo gracias a la dirección de Svetlana Mironiuk.

El decreto, difundido el lunes por la mañana, fue una sorpresa para Mironiuk y para los miembros de la redacción, que se enteraron de la suerte de su agencia cuando pasaban revista a la información oficial del día. A tenor del decreto, se crea una empresa estatal con el nombre de “Rusia hoy” para “informar al extranjero de la política estatal” y de la “vida social” de la Federación Rusa. El nombramiento y cese del director corresponden al presidente de Rusia, que ya el mismo lunes nombró a Dmitri Kisiliov, un agresivo periodista televisivo, para dirigir la nueva compañía.

A “Rusia Hoy” irá a parar el patrimonio nacional e internacional de Ria-Nóvosti

A “Rusia Hoy” irá a parar el patrimonio nacional e internacional de Ria-Nóvosti y también el patrimonio de la emisora Golos Rossii (la Voz de Rusia). La nueva compañía sustituye a Ria-Nóvostí en la lista de empresas estratégicas del Estado. El decreto contempla otras medidas que afectan a órganos informativos oficiales, incluido el periódico “Rossískaia Gazeta”.

Procedente del holding informativo “Media Most” (fundado por el magnate Vladímir Gusinski, actualmente exiliado), Svetlana Mironiuk llegó a Ria-Nóvostí en 2003 y, en once años, ha sabido transformar un aparato propagandístico estancado en la época soviética en una empresa moderna y en un medio informativo capaz de hacer compatible su función oficial con la voluntad de cubrir los acontecimientos de forma digna y plural.

La agencia tiene una plantilla de unas 2500 personas y corresponsalías en una cuarentena de países. Depende del presupuesto del Gobierno, pero gracias a sus actividades comerciales y la venta de sus productos se autofinancia en un 30%, según informaron medios de la agencia. Mironiuk no solo ha dado un sesgo profesional a Ria-Novosti, sino que también la ha modernizado como empresa con la creación de un centro multimedia donde se celebran numerosas y variadas actividades y la gestión de casi una cincuentena de proyectos, desde un servicio de información jurídica a otro de información económica.

Una de las hipótesis que se barajan en Moscú para explicar la repentina disolución de Ria-Nóvostí es la información de ésta sobre distintos acontecimientos críticos con la política del gobierno, siendo uno de los más recientes la Revolución pro europea de Ucrania. Ria-Nóvosti ha cubierto el “Euromaidán” con noticias y con diversos vídeos grabados en la plaza de la Independencia de Kiev. Su cobertura ha incluido también la intervención el pasado sábado del ex presidente de Georgia Mijaíl Saakashvili que exhortó a todos los países postsoviéticos a unirse para evitar la reconstrucción del imperio ruso.

Ría-Nóvosti ha dependido del Gobierno y a éste ha correspondido nombrar a los directores de la agencia. Se da la circunstancia de que Mironiuk estaba en la lista de cuadros dirigentes elaborada por el jefe de gobierno Dmitri Medvédev, cuando era presidente de Rusia (de 2008 a 2012). Mironiuk ha sido también una de las organizadoras del foro Valdái, que reúne una vez al año a politólogos internacionales con los dirigentes rusos.

El decreto parece haber sido elaborado con cierta precipitación y establece el plazo de un mes para decidir la cuantía y procedimiento para de financiar las medidas adoptadas. Putin ha dado un plazo de tres meses a Ria-Nóvosti para disolverse, lo cual en teoría ha de permitirle cumplir el papel de Agencia Oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, que le fue otorgado por el Comité Olímpico Internacional.

Kisiliov, conocido por su tendencia antiliberal, ha dejado claro desde el principio cual será la misión que le corresponde, a saber, “restablecer una relación justa con Rusia como un importante país del mundo con buenas intenciones”, según dijo al canal de televisión Rusia 24. Diplomado en filología por la universidad de Leningrado en 1978, Kisiliov trabajó de 1978 a 1988 en el Comité de Radiotelevisión de la URSS y fue corresponsal del programa informativo Vremia. En 2002 pasó una temporada en Ucrania como director del canal televisivo ICTV. Desde 2003 trabaja en el canal de televisión Rusia 1 y desde agosto de 2012 dirige un programa analítico semanal llamado “Vesti nedeli” (las noticias de la semana).

Comentaristas rusos en Moscú señalan que Kisiliov es el hombre de los nuevos tiempos, que exigen personajes dispuestos a llevar una cruzada en contra de Occidente. El aparato propagandístico del Gobierno cuenta actualmente con el canal de televisión RT (Russia Today) que emite con abundantes recursos en inglés, español y árabe. De Dmitri Kisiliov se espera el mismo éxito que de Margarita Simonián, la directora de RT, a la hora de criticar a EEUU y a Occidente, señala un comentario en Lenta Ru