Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mandela, en sus propias palabras

Los más de 50 años de vida política de Nelson Mandela han dejado varias frases que dan fe de la evolución del líder sudafricano y de su pensamiento político

Mandela saluda a la multitud en un estadio cerca de Potchefstroom, en 1994.
Mandela saluda a la multitud en un estadio cerca de Potchefstroom, en 1994. AP

Los más de 50 años de vida política de Nelson Mandela han abarcado numerosos momentos de la historia de Sudáfrica y del mundo y han dejado varias frases que dan fe de la evolución del líder sudafricano y de su pensamiento político.

  • “Por mi parte he hecho mi elección. No dejaré Sudáfrica, ni me voy a rendir. Sólo a través del trabajo duro, el sacrificio y una acción militante puede conquistarse la libertad. La lucha es mi vida. Continuaré luchando por la libertad hasta el fin de mis días”. (Comunicado de prensa emitido durante su estancia en prisión, 26 de junio de 1961)
  • “Es correcto preguntar con claridad: ¿por qué esta rígida discriminación racial en la administración de justicia? ¿Por qué hoy, en este tribunal, hablo con un juez blanco, me enfrento con un fiscal blanco, y me lleva al banquillo un alguacil blanco? ¿Puede alguien, con honradez y seriedad, sugerir que en este tipo de atmósfera la balanza de la justicia está equilibrada?” (Primeras declaraciones ante el juez, 22 de octubre de 1962)
  • (Ante las acusaciones de comunismo.) Luchamos contra dos rasgos que marcan la vida de los africanos en Sudáfrica y que están protegidas por una legislación que buscamos abolir. Estos rasgos son la pobreza y la falta de dignidad humana, y no necesitamos comunistas o eso que llaman "agitadores" para enseñarnos sobre esas cosas. (Declaración ante el Tribunal Supremo durante el juicio contra él por sabotaje, 20 de abril de 1964)
  • “Celebro el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas viven juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal para el que pienso vivir y espero alcanzar. Pero, si fuera necesario, es un ideal por el que estoy listo para morir”  (Declaración ante el Supremo, 20 de abril de 1964)
  • “Vuestra libertad y la mía no pueden separarse. Volveré”. (Carta desde la cárcel, 10 de febrero de 1985)
  • "Amigos, camaradas, sudafricanos, os saludo a todos en nombre de la paz, la democracia y la libertad para todos. Me presento ante vosotros no como un profeta, sino como un humilde servidor vuestro, del pueblo. Vuestros incansables y heroicos sacrificios han hecho posible que hoy esté aquí. En consecuencia, pongo los años que me quedan de vida en vuestras manos". (Discurso en Ciudad del Cabo tras su liberación, 11 de febrero de 1990).
  • Nuestra marcha hacia la libertad es irreversible. No podemos dejar que el miedo se interponga en nuestro camino”. (Discurso en Ciudad del Cabo tras su liberación, 11 de febrero de 1990).
  • “Cuando escuchábamos el vibrante y vigoroso grito de preocupación humana, supimos que seríamos liberados. Vimos que ningún muro de una prisión, ningún perro guardián, ni siquiera el frío mar que como un foso mortal rodeaba [la prisión de] Robben Island, lograría frustrar los deseos de la humanidad…”. (Declaraciones en la Catedral de Uppsala (Suecia), 13 de marzo de 1990)
  • “Una nación no debe juzgarse por como trata a sus ciudadanos más distinguidos, sino por como trata a sus más humildes” (El largo camino a la libertad, autobiografía)
  • “Conforme nos liberamos de nuestros propios miedos, nuestra presencia libera automáticamente a los demás”. (El largo camino a la libertad, autobiografía)
  • Que los esfuerzos de todos nosotros prueben que [el líder por los derechos civiles Martin Luther King, Jr.] no era un mero soñador cuando habló de la belleza de la verdadera hermandad y paz, más preciosa que los diamantes, la plata o el oro. ¡Que una nueva era amanezca! (Discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz, 1993)
  • Hemos triunfado en nuestro esfuerzo en asentar la esperanza en los corazones de millones de compatriotas. Hemos firmado un pacto por el que construiremos la sociedad en la que todos los sudafricanos, blancos y negros por igual, podrán caminar con orgullo, sin miedo en sus corazones, seguros de su derecho inalienable a la dignidad humana - una nación arcoiris, en paz consigo misma y con el mundo. (Discurso en su toma de posesión, 1994)
  • “El tiempo de curar las heridas ha llegado. El momento de salvar los abismos que nos dividen ha llegado. Es la hora de construir”. (Discurso en su toma de posesión, 1994)
  • Quiero decir cuan privilegiado me siento al haber participado en los logros de nuestra nación en los últimos cinco años. Modestamente, me siento honrado de haber sido su representante, en el nombre de los principios defendidos por nuestro pueblo. Ha sido una inspiración servir a un país que ha ayudado a renovar la esperanza del mundo de que todos los conflictos, por intratables que parezcan, pueden resolverse pacíficamente. (Discurso en el banquete de despedida, 16 de junio de 1999)

Más información