Panamá libera a 32 tripulantes del barco norcoreano que portaba armas cubanas

Otros tres de los ocupantes permanecerán arrestados acusados de tráfico de armas La embarcación portaba un arsenal proveniente de Cuba

El barco interceptado en Panamá.
El barco interceptado en Panamá.EFE

La Fiscalía de Crimen Organizado de Panamá decidió este miércoles autorizar la liberación de 32 de los 35 tripulantes del buque de Corea del Norte capturado el pasado mes de julio en aguas panameñas. La embarcación transportaba un cargamento “no declarado” de armas desde Cuba que violaría el embargo mundial de armas bélicos impuesto en 2006 por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a Pyongyang, por su plan de desarrollo nuclear.

Otros tres tripulantes quedarán detenidos en Panamá, acusados de tráfico de armas. Por el momento se desconoce si los liberados podrán proseguir su viaje hacia Corea del Norte a bordo de la embarcación Chong Chon Gang. Para salir del país debe pagar primero una multa de un millón de dólares que le impuso la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) por intentar cruzar la vía interoceánica del Atlántico al Pacífico sin reportar que transportaba armas y violó los protocolos de seguridad.

Más información
El barco norcoreano interceptado en Panamá transportaba armamento cuban
Panamá rebaja el tono del conflicto con Cuba por el tráfico de armas de guerra
El envío de armas de Cuba a Corea del Norte frustró un acercamiento con EEUU
Biden apoya a Panamá en el lío con Cuba por enviar armas a Pyongyang

Los 32 tripulantes liberados ignoraban que el barco transportara armas y serán entregados a siete diplomáticos norcoreanos que llegaron la semana pasada a Panamá, para negociar la liberación, informaron este miércoles varios medios panameños citando a la agencia de noticias AP, pero sin precisar fechas de la anunciada entrega de los tripulantes. EL PAÍS intentó obtener una confirmación independiente de la noticia, pero la oficina de prensa de la Fiscalía General de Panamá se negó a suministrar datos y alegó que sus equipos de trabajo se encuentran en la caribeña zona de Colón, donde los 35 tripulantes han permanecido desde su retención.

Bajo la sospecha de que transportaba drogas, la embarcación fue retenida y ocupada por autoridades de la Fiscalía General de Panamá a mediados de julio, cuando se aprestaba a cruzar el Canal rumbo a Corea del Norte. Panamá anunció el 15 de julio que, oculto en 10 mil toneladas de azúcar en sacos, un cargamento bélico no declarado fue hallado en las bodegas del barco. Al día siguiente, Cuba reconoció que las armas eran de su propiedad pero alegó que estaban obsoletas y que estaban siendo transportadas para ser reparadas por su socio norcoreano.

Según alegó La Habana, el armamento es “defensivo obsoleto”, con dos complejos coheteriles antiaéreos y aviones Mig-21, entre otras piezas, y fue fabricado a mediados del siglo XX. El Consejo de Seguridad de la ONU está pendiente de pronunciarse y de dictar un fallo, después de que una misión inspeccionó la carga en el mes de agosto. El Gobierno de Panamá ha intentado aligerar la entregar de la nave y de 32 de los tripulantes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS