Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande dice en Israel que no apoyará un mal pacto con Irán

París mantendrá las sanciones si no hay acuerdo nuclear

Hollande escucha a Netanyahu en el parlamento israelí.
Hollande escucha a Netanyahu en el parlamento israelí. AFP

En su primera visita a Israel y los territorios palestinos como presidente de Francia, François Hollande intentó aplacar los ánimos del primer ministro Benjamín Netanyahu al darle garantías de que no habrá un acuerdo de las potencias mundiales para suspender las sanciones económicas a Irán si este no da garantías fiables de que ha congelado su programa nuclear. “Lo digo de forma clara, mantendremos las sanciones a Irán si no vemos un cambio irreversible sobre su programa nuclear militar”, dijo ayer con rotundidad Hollande en un discurso ante el Parlamento israelí, para añadir que en todo caso reconoce “el derecho de Israel a defenderse”.

A pesar de que Hollande visitó también ayer Ramala, donde se reunió con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y pidió a Israel que ponga fin a la expansión de asentamientos de colonos judíos en Cisjordania, el proceso de paz, que Estados Unidos reactivó en verano y hoy sobrevive a duras penas, quedó en un discreto segundo plano. El Ejecutivo israelí, decepcionado con la aparente voluntad de la Casa Blanca, su principal aliado, de cerrar un acuerdo con Irán, ha querido convertir esta visita en un reconocimiento al hecho de que Francia parara, hace dos fines de semana, un posible pacto provisional con Teherán.

El propio Netanyahu agradeció a Hollande también en un discurso ayer en el Parlamento su “valiente postura respecto a los intentos de Irán de adquirir armas nucleares”. La líder de la oposición israelí, Shelly Yacimovich, añadió: “En lo que respecta a Irán, no hay distinción entre oposición o Gobierno en Israel”. Tras la llegada del presidente a Tel Aviv, el domingo, el columnista Gideon Kouts del diario Maariv alabó a alguien que, dijo, “se ha convertido en el mejor amigo de Israel, después de haberle impedido en solitario a las potencias mundiales la firma de un acuerdo con Irán”.

Hollande reconoce el derecho de Israel a defenderse

El domingo, en una rueda de prensa conjunta con Netanyahu en Jerusalén, Hollande dijo que Francia está a favor de un acuerdo provisional pero con cuatro condiciones: que las instalaciones nucleares iraníes queden bajo supervisión internacional; que Teherán suspenda el enriquecimiento de uranio al 20%; que reduzca las reservas de uranio de las que dispone y que cese la construcción de la planta de agua pesada de Arak, en la que podría producir plutonio.

Netanyahu, quien considera que la posibilidad de que Irán llegue a disponer de la capacidad de producir armas atómicas es un riesgo para la existencia misma de Israel, ha dicho que no aceptará ni acuerdos provisionales ni la posibilidad de que Irán siga enriqueciendo uranio, aunque sea al 5% y para usos civiles. El domingo, el primer ministro ya dijo públicamente que Israel “no se sentirá obligado a respetar un mal acuerdo respecto a Irán”.