Merkel pide que se aclare el espionaje pero prima la relación con EE UU

El Bundestag dedica una sesión a analizar el escándalo de la presunta vigilancia de EE UU a ciudadanos y líderes alemanes

Un hombre porta un cartel de Snowden frente al edificio del Bundestag.
Un hombre porta un cartel de Snowden frente al edificio del Bundestag.JOHANNES EISELE (AFP)

La canciller federal, Angela Merkel, pidió este lunes el "esclarecimiento" de las presuntas escuchas ilegales a las que fue sometida por parte de las agencias de espionaje estadounidenses. En la primera declaración de Gobierno que dedica al escándalo ante la Cámara baja parlamentaria (Bundestag), la democristiana formuló la demanda "aún más urgente de recuperar la confianza" en los aliados trasatlánticos. En una sesión extraordinaria, el Bundestag debatió durante casi dos horas las consecuencias de las revelaciones sobre la vigilancia masiva de las comunicaciones de ciudadanos y líderes alemanes por parte de Estados Unidos. Buena parte de ellas se basaron en las filtraciones del exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense Edward Snowden. Aunque no se refirió al presunto espionaje de su propio teléfono móvil, Merkel dijo ante el pleno del Bundestag que las informaciones "han puesto a prueba" la relación con los socios estadounidenses.

Los documentos electrónicos de alto secreto que se llevó Snowden de la NSA desvelaron la vigilancia al móvil de Merkel, pero su Gobierno en funciones rechaza la posibilidad de permitirle viajar a Alemania. El ministro de Interior, el conservador bávaro Hans-Peter Friedrich (CSU), defendió la necesidad de preservar las buenas relaciones con EE UU. El partido La Izquierda (Die Linke) y Los Verdes, en cambio, piden al Gobierno que brinde asilo político a Snowden. Gregor Gysi, portavoz parlamentario de Die Linke y probable jefe de la oposición cuando concluyan las negociaciones de Gobierno entre democristianos (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD), llegó a proponer ante la Cámara el premio Nobel de la Paz para el estadounidense.

En un reciente encuentro con el parlamentario de Los Verdes Hans-Christian Ströbele, Snowden se dijo dispuesto a colaborar con la justicia y el Ejecutivo alemanes en el esclarecimiento de las escuchas ilegales en Alemania por parte de la NSA y la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Cuando el pasado verano salieron las primeras informaciones relevantes sobre el espionaje, Merkel y su Gobierno trataron de quitarles hierro. Pero hace unas semanas, el semanario Der Spiegel notificó al Gobierno que tenía pruebas sobre las escuchas sistemáticas estadounidenses al móvil de la canciller. Berlín optó entonces por endurecer su postura, convocó al embajador de EE UU y envió a Washington una delegación que está negociando con la Casa Blanca un acuerdo de no espionaje mutuo.

El Comisionado del Gobierno alemán para la protección de datos, Peter Schaar, presentó ayer su informe sobre las actividades de los espías estadounidenses en Alemania. Pide Schaar que se esclarezca "completamente" cómo colaboran los servicios extranjeros con las agencias de espionaje nacionales. Su informe denuncia la existencia de "amplias áreas desreguladas" en las actividades de los espías.

El ministro Friedrich negó este último punto. Si bien admitió que los "presuntos documentos" son "más que irritantes y alarmantes", el bávaro dudó que el escándalo sea un asunto político. Tras insistir en la importancia de las relaciones transatlánticas, Friedrich habló de la seguridad y la seguridad en Internet como asuntos personales de los usuarios. El SPD está ahora en plenas negociaciones de coalición con la Unión Demócrata Cristiana de Merkel (CDU), así que su portavoz Frank-Walter Steinmeier se mostró comedido en sus críticas al Gobierno.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El verde Ströbele preguntó al Merkel si considera la posibilidad de agradecerle a Snowden los riesgos y sacrificios que asumió al publicar los documentos que se llevó de la NSA. Ströbele, uno de los escasos políticos occidentales que se han reunido con Snowden desde que tiró de la manta, destacó su contribución a que se conozca la verdad sobre las actividades de los espías de EE UU y sus aliados británicos en todo el mundo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS