Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardias comunitarias de Michoacán toman un nuevo municipio

Los grupos de autodefensa entraron este sábado en Tancítaro y echaron a la policía municipal

José Manuel Mireles, uno de los líderes de las autodefensas, en octubre.
José Manuel Mireles, uno de los líderes de las autodefensas, en octubre.

Grupos de autodefensa de los municipios de Tepalcatepec y Buena Vista, en Michoacán, tomaron este sábado Tancítaro, un pueblo de más de 6.700 habitantes situado en la zona occidental del Estado. Acompañados por vecinos del propio municipio, según las guardias comunitarias, la intervención tuvo como objetivo liberar al pueblo de los continuos abusos del cartel de Los Caballeros Templarios, que domina parte de la entidad.

El Gobierno estatal confirmó la toma de la plaza principal y la presidencia municipal. El Ejército también se desplegó en varios puntos del lugar después de que se registraran enfrentamientos cuando las guardias comunitarias llegaron a la alcaldía y trataron de desalojar a la policía municipal. Hasta el momento no hay un balance oficial de víctimas en los ataques.

Uno de los principales líderes de las autodefensas de Michoacán, José Manuel Mireles, relató a la agencia EFE que pobladores de Tancítaro se armaron con rifles y pistolas en la plaza principal, al escuchar por la mañana el repique de las campanas del templo católico del lugar.

Según esta versión, “civiles armados e integrantes de los grupos de autodefensa de los municipios cercanos de Buenavista Tomatlán, Tepalcatapec y Coalcomán, apoyaron el levantamiento en armas en Tancítaro, donde fueron instaladas barricadas y puestos de control en sus cinco principales accesos. Mireles explicó que un grupo bajo su mando, a bordo de cuatro camionetas blindadas que desde febrero pasado fueron arrebatadas a los narcotraficantes en enfrentamientos, ingresó al poblado denominado como El Pareo, una zona boscosa y bastión de los Templarios. El grupo de civiles fue emboscado y atacado con rifles de asalto y granadas de fragmentación, por lo que dos miembros del grupo de autodefensa resultaron gravemente heridos”.

El doctor Mireles comentó que los civiles se parapetaron en una construcción abandonada para repeler el ataque y lograron matar a nueve narcotraficantes. El gobierno del estado no cuenta con información al respecto porque los cadáveres habrían sido retirados por el crimen organizado.

Desde febrero de este año comenzaron a surgir en la región de Tierra Caliente (una zona que comprende municipios de Michoacán y Guerrero, especialmente violenta por la presencia del crimen organizado) grupos de autodefensa, compuestos por civiles del lugar, decidieron levantarse en armas ante la falta de respuesta de las autoridades frente a los abusos del narco.

En la actualidad, en Michoacán operan nueve grupos de autodefensa en los municipios de Aguililla, Tepalcatepec, Buenavista, Coalcomán, Aquila, Los Reyes, Cherán, Paracho y Tancítaro. Los ataques violentos se han intensificado en las últimas semanas. El 26 de octubre las guardias comunitarias organizaron una marcha para tomar la ciudad de Apatzingán, la más grande de la zona con casi 100.000 habitantes. Como respuesta, francotiradores atacaron a los manifestantes en la plaza principal del pueblo y esa noche se produjo la quema de varias gasolineras en Morelia, capital del estado, y ataques contra estaciones de la Comisión Federal de Electricidad. Hace dos semanas, la Marina mexicana tomó el control del puerto de Lázaro Cárdenas, el más importante en cuanto a volumen de carga general, para evitar el tráfico de cocaína y la llegada de precursores químicos para la fabricación de drogas sintéticas.