Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Manuel Zelaya | Expresidente de Honduras

“Estamos en reconciliación”

Zelaya regresa a la política hondureña como asesor de su esposa, Xiomara Castro, candidata a la Presidencia

Asegura que ha perdonado a quienes ejecutaron el golpe de Estado de 2009

El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, acompaña a su esposa Xiomara Castro durante su campaña.
El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, acompaña a su esposa Xiomara Castro durante su campaña. AFP

El 27 de enero de 2010, antes de abordar el avión que lo trasladaría de Tegucigalpa a Santo Domingo, Manuel Zelaya prometió a los hondureños: “Volveremos”. El derrocado mandatario salía de su país por la puerta de atrás, escoltado por el entonces presidente dominicano, Leonel Fernández, tras cuatro meses de estéril encierro en la embajada de Brasil en Tegucigalpa. Era el último acto de la tragedia que agobiaba a su país: el golpe de Estado que en 2009 lo sacó a punta de pistola y en pijama del poder y que polarizó a la sociedad hondureña. Cuatro años después, aquella promesa parece cumplirse y “Mel”, como lo llaman sus seguidores, ha regresado a la política por la puerta grande: es el principal asesor de su esposa, Xiomara Castro, quien aspira a convertirse en la primera hondureña en ocupar la presidencia de este país centroamericano. De ganar la elección, Zelaya podría ser, a decir de algunos analistas en Honduras, algo más que el esposo de la presidenta.

Manuel Zelaya (Catacamas, Olancho, 1952) niega esas aseveraciones y dice que su mujer se ha ganado la candidatura a pulso, tras liderar el movimiento de indignación nacional que nació en Honduras tras el golpe de Estado. En esta entrevista el expresidente habla de la campaña de Castro, de sus promesas electorales y lo que él mismo llama la “refundación” de Honduras. Esa refundación, asegura, pasa por convocar a una constituyente para aprobar una nueva Constitución, uno de los temas espinosos durante su mandato. Sin embargo, Zelaya asegura que ahora su país está listo para la controvertida reforma.

Las encuestas muestran que su mujer mantiene un empate técnico con el candidato oficialista Juan Orlando Hernández. Un sondeo elaborado por Cind Gallup y divulgado el 24 de octubre por el diario El Heraldo, muestra que Hernández cuenta con una intención de voto del 28%, frente al 27% de Xiomara Castro. Zelaya, sin embargo, asegura que su mujer encabeza las preferencias, con una ventaja de hasta ocho puntos.

La pregunta que muchos se hacen en Honduras es si, de ganar la presidencia, Castro tomaría medidas contra quienes perpetuaron el golpe de Estado contra su esposo. Zelaya se niega responder en nombre de su esposa, pero asegura que no guarda “rencor” contra quienes lo echaron del poder. Zelaya incluso asegura que se ha dado la mano con el general Romeo Vásquez, el hombre que ejecutó su expulsión en pijama hacia Costa Rica, y que hoy participa como contrincante de su esposa en las elecciones del 24 de noviembre. “Estamos en un proyecto de reconciliación, no guardamos odio, ni pedimos venganza contra nadie. Esa es nuestra posición”, dice el exmandatario.

Pregunta. Cuando dejó el país hacia República Dominicana en enero de 2010 anunció que volvería. Esa promesa parece cumplida ahora que participa como asesor en la candidatura de su esposa, Xiomara Castro.

Respuesta. Los movimientos sociales son un proceso que se genera desde el núcleo de las mismas sociedades, eso no lo puede quitar nadie. En Honduras hay un proceso social de cambio revolucionario, pero pacífico, que se generó después del golpe de Estado. Es un rompimiento político con el bipartidismo que ha manejado 120 años este país. Yo lo único que he hecho es unirme a ese movimiento.

P. ¿Cómo surge la candidatura presidencial de su esposa?

R. Ella me ha acompañado a mí en 37 años de vida matrimonial, tenemos cuatro hijos, hemos sido una familia muy unida, con principios morales muy establecidos en nuestra casa. Cuando el golpe de Estado, cuando a mí me desterraron, ella se fue a las calles y se convirtió en la mujer más popular de Honduras. Ese es el origen de su candidatura.

P. Sin embargo, para algunos, el hecho de que la esté asesorando, es visto como que en realidad el candidato es usted.

R. Los que opinan así son los machistas que desprecian la capacidad de las mujeres, que siempre ven a las mujeres como seres inferiores. Creo que eso también debe pasar a la historia: las mujeres están descollando en todas partes del mundo y tienen que hacerlo aquí en Honduras también.

 P. ¿Cuál es la propuesta concreta que presenta la señora Castro para convencer a los hondureños que ella es la mejor opción?

R. La propuesta de Xiomara tiene un nombre y tiene un objetivo y un fin específico. Lo primero es crear un Estado democrático, socialmente justo, que se basa en un concepto político que hemos denominado en Libertad y Refundación como socialismo democrático en Honduras. Esa propuesta de Xiomara, que la ha recogido en su seno el propio partido, significa hoy una alternativa muy grande de cambio, del que está enamorada la mayoría de la población hondureña.

P. Entre las propuestas que han hecho está la posibilidad de convocar a una constituyente. ¿Por qué insistir en este tema, que fue uno de los más controvertidos durante su mandato?

R. Siempre los cambios son controversiales, ningún cambio se hace sobre estructuras oxidadas, siempre hay que generar nuevas estructuras, nuevas fases. Don Oscar Arias, premio Nobel y expresidente de Costa Rica, decía que la Constitución de Honduras es un adefesio jurídico. ¡Adefesio jurídico! O sea que es como un monstruo. Entonces, Honduras necesita una nueva Constitución y la nueva Constitución se hace con constituyente, no se hace en los congresos ordinarios.

P. ¿Cuál es la propuesta concreta?

R. Hacer una nueva Constitución que tenga que ver con el devenir de los tiempos modernos y con los acontecimientos que estamos viviendo los hondureños. La vieja Constitución ya no representa las nuevas fuerzas económicas, políticas y sociales que están en el entorno de Honduras. En segundo lugar, el fracaso del modelo económico en Honduras, el modelo neoliberal de las recetas internacionales que no han creado más que pobreza y violencia, exigen también una revisión del sistema, que trae como consecuencia el mecanismo del diálogo y del pacto social como primer elemento para transformar el sistema hondureño. A eso le hemos denominado, dentro del partido, refundación nacional, que pasa por la reconciliación de Honduras y por el pacto social.

P. ¿Usted cree que tras el golpe de Estado y la polarización que generó, Honduras está preparada para someterse a un proceso de este tipo?

R. Xiomara está ganando las encuestas desde hace dos años y está en un primerísimo lugar, ocho puntos arriba del candidato oficial del Gobierno. Este es un partido que apenas tiene doce meses, entonces la respuesta del pueblo hacia esa propuesta es extraordinaria.

P. ¿Cómo están financiando esta campaña electoral?

R. A tres semanas de las elecciones hay muy poca publicidad del partido Libertad y Refundación, si embargo, estamos en primer lugar en las encuestas. Eso quiere decir que el dinero tiene límites, que no es con dinero que se compra a los pueblos, sino con buenas acciones. Este miércoles tendremos una cena presidencial en Tegucigalpa, y se venden mil tarjetas (de participación) a dos mil lempiras (cien dólares, aproximadamente), ahí nomás reuniremos dos millones de lempiras. Así estamos en todos los pueblos y lugares del país. También hay cooperantes.

P. Si su esposa logra ganar las elecciones, ¿qué posición tomarán respecto al Golpe de Estado y sus autores?

R. Esa pregunta es un poco tramposa. Pregúntele eso a ella, compañero. Mis opiniones pregúntemelas a mí, yo no respondo por ella.

P. ¿Cree que ella tomaría alguna decisión para esclarecer lo ocurrido y juzgar a quienes estuvieron involucrados en el golpe?

R. Xiomara ha dicho en su campaña, e igual lo he manifestado yo, que no guardamos rencor. Estamos en un proyecto de reconciliación, no guardamos odio, ni pedimos venganza contra nadie. Esa es nuestra posición.

P. ¿No abriría una investigación?

R. Nosotros hemos perdonado a quienes nos han ofendido y hecho daño. Más bien hemos pedido todo el bien posible para ellos y su familia.

P. Uno de los candidatos que participa en este proceso es el exgeneral Romeo Vásquez, acusado de ser el ejecutor del golpe. ¿Cómo se siente al ver participar en esta elección al hombre que ordenó enviarlo en pijama a Costa Rica?

R. Nos hemos dado la mano en los eventos en los que él participa y le deseamos toda la suerte en las elecciones.