NEGOCIACIÓN DE GOBIERNO EN ALEMANIA

Los grandes partidos alemanes allanan el camino hacia la gran coalición

Merkel promete invertir en educación y los socialdemócratas renuncian a subir impuestos

Sigmar Gabriel y Angela Merkel, en mayo.
Sigmar Gabriel y Angela Merkel, en mayo.ROBERT MICHAEL (AFP)

La canciller Angela Merkel tiene una cita semanal con la nación. Todos los sábados, la poderosa jefa del Gobierno alemán envía un videomensaje con temas que muchas veces provocan el aburrimiento. Pero este sábado, Merkel causó un gran revuelo político en Berlín cuando anunció en su habitual videomensaje que las dos prioridades de la próxima legislatura serían la reducción de la deuda pública y una mayor inversión en educación e investigación.

“Asegurar el crecimiento económico es un deber permanente y esto solo se puede lograr a través de la innovación. Alemania debe participar en las futuras tendencias de la economía mundial”, dijo la canciller. “Tenemos que conseguir dedicar a investigación el 3% de nuestro PIB para seguir siendo innovadores y, a la vez, para tener puestos de trabajo cualitativamente buenos en Alemania”. No fue todo. En su mensaje semanal Merkel aclaró que la idea central del nuevo Gobierno será fusionar Internet y las tecnologías de la información con la industria clásica como la fabricación de automóviles, la industria química o la fabricación de maquinaria, tres joyas de la economía germana.

"Asegurar el crecimiento económico es un deber permanente y esto solo se puede lograr a través de la innovación", dice la canciller

El mensaje de Merkel, dado a conocer tan solo 24 horas después del inicio de una crucial ronda de conversaciones de su partido con los líderes socialdemócratas, destinada a buscar una base común para negociar la formación de un nuevo gobierno de gran coalición, fue interpretado en Berlín como la primera señal destinada a facilitar un acuerdo con el SPD, además de ayudarles a ceder en sus exigencias relativas a subir impuestos.

Durante la campaña electoral, el SPD dijo que una de sus prioridades era aumentar la inversión en educación e investigación y que el dinero necesario para ello tendría que provenir del aumento de la tasa máxima impositiva de un 42 % a un 49 %. La CDU de Merkel y su socio bávaro, la CVSU, prometieron que no aprobarían una medida semejante.

La nueva posición anunciada por Merkel tuvo una rápida respuesta de Sigmar Gabriel, el presidente del SPD. En una entrevista publicada el domingo por el periódico Bild am Sonntag, el jefe del SPD anuncio tres requisitos básicos para poder tener éxito en la formación de un Gobierno de gran coalición: introducción de un salario mínimo, reformas del mercado laboral y una mayor inversión en educación y en la investigación. “EL SPD solo participará en una alianza de gobierno si se obtienen avances en estos tres campos”, dijo Gabriel. “El tema de un aumento de impuestos no es un fin en sí mismo para nosotros, pero la CDU-CSU, que se niegan a subir impuestos deben señalar qué alternativas proponen para poder financiar inversiones en la educación y en infraestructuras”, añadió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las declaraciones de Merkel y de Gabriel corrieron como la pólvora en Berlín y dieron pie a interpretaciones sobre un allanamiento del camino para anunciar el inicio de negociaciones formales en su próxima cita el 14 de octubre. Tanto Merkel como Gabriel no ocultan que una alianza entre las dos formaciones haría posible formar un gobierno estable y con un poderío formidable en el seno del Parlamento Federal, donde contarían con una mayoría superior a los dos tercios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS