Francia propone renunciar al veto en la ONU en casos de crímenes masivos

Asegura que la propuesta, que se inspira en un informe de expertos de 2004, es "fácil de poner en práctica"

El ministro francés de Exteriores, en París, el 30 de septiembre.
El ministro francés de Exteriores, en París, el 30 de septiembre. FRED DUFOUR (AFP)

El jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, ha detallado este viernes la propuesta de su país para que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU renuncien al derecho de veto cuando se traten temas como los "crímenes de masas".

Fabius ha precisado en un artículo publicado en el diario Le Monde la propuesta que lanzó el presidente de Francia, François Hollande, ante la Asamblea de Naciones Unidas el pasado 24 de septiembre. El bloqueo del Consejo de Seguridad ante la crisis siria ha llevado a Francia a plantear la adopción de un "código de buena conducta" de forma que los miembros permanentes de ese órgano acepten renunciar voluntariamente a su derecho a veto en caso de crímenes masivos, explicó el ministro.

La propuesta considera que los cinco miembros con derecho a veto en el Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China y Rusia) renuncien voluntariamente a ese privilegio a la hora de votar resoluciones sobre "crímenes masivos".

Previamente, según la propuesta de París, sería necesario que el secretario general de la ONU calificara como "masivo" un determinado crimen, a consulta de al menos 50 Estados miembros de la organización. "Una vez deliberada su decisión, el código se aplicaría inmediatamente", señala Fabius, que precisa que "para ser realista, el código excluiría los casos donde se cuestionaran intereses vitales nacionales de un miembro permanente del Consejo".

La propuesta francesa, que se inspira en un informe de expertos presentado en 2004 al entonces máximo responsable de la ONU, Kofi Annan, es "fácil de poner en práctica", según el jefe de la diplomacia francesa. Fabius considera que la iniciativa no requeriría modificar la Carta de las Naciones Unidas, en vigor desde octubre de 1945, y preservaría "la credibilidad de ese pilar de la paz y la estabilidad que debe de ser el consejo de Seguridad".

Francia, en un horizonte más amplio, defiende una ampliación del Consejo de Seguridad, aunque "aún se está lejos de llegar a un acuerdo que permita ese progreso". Por ello busca una solución más asequible, a juicio del Ministerio francés de Exteriores, que impida que vuelva a producirse una situación como la vivida en Siria, cuando "el Consejo de Seguridad se mostró impotente durante demasiado tiempo de cara a la tragedia". "Se masacró a poblaciones y se llegó a lo peor con el uso masivo de armas químicas por el régimen contra niños, mujeres y civiles", subraya Fabius.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS