Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu advierte a Obama de que Irán sigue decidido a destruir a Israel

El primer ministro de israel advierte contra las buenas palabras y las sonrisas por parte del régimen de los ayatolás

Benjamín Netanyahu (izquierda) y Barack Obama, hoy en la Casa Blanca.rn
Benjamín Netanyahu (izquierda) y Barack Obama, hoy en la Casa Blanca. AP

Antes de partir para Washington, a pie de escalerilla en el avión en Tel Aviv, Benjamín Netanyahu ya había advertido que venía a Estados Unidos para “decir la verdad”. “Los hechos deben de contraponerse a las buenas palabras y el bombardeo de sonrisas”, dijo el primer ministro israelí en referencia al acercamiento histórico entre Irán y EEUU. Una vez en la Casa Blanca, Netanyahu le recordó a Barack Obama que el régimen de los ayatolás “está comprometido con la idea de la destrucción del Estado de Israel”.

“Las palabras conciliadoras de Irán deben de ir seguidas de acciones reales”, ha recomendado el primer ministro a Obama, quien a su vez dijo a Netanyahu que consideraba que se hacía necesario probar la vía diplomática con Irán, aunque admitió que el proceso “no será fácil”. El mandatario israelí pidió a Obama que mantenga “la presión” de las sanciones contra Irán por su programa nuclear precisamente para apoyar esa estrategia negociadora diplomática.

Desconcertado por el reciente acercamiento entre Washington y Teherán –cuya máxima representanción estuvo en la conversación telefónica de 15 minutos mantenida entre Obama y Hasan Rohaní la semana pasada-, el primer ministro israelí no dudó a la hora de exponer al presidente estadounidense su desconfianza sobre las intnciones del nuevo líder iraní. “A Netanyahu no le importa ser el único que esté aguando esta fiesta”, dijo una fuente israelí cercana al primer ministro antes de abandonar Israel.

Las palabras conciliadoras de Irán deben de ir seguidas de acciones reales, ha recomendado el primer ministro israelí

Según Netanyahu, las sanciones económicas son las que han forzado a que el régimen islámico se muestre dispuesto a negociar por lo que “no deberían de suavizarse”. “Más bien al contrario, deberían de endurecerse”, dijo en Tel Aviv una fuente gubernamental citada por la agencia Reuters.

Obama ha escuchado con atención el escepticismo de Israel –“no en vano Netanyahu es uno de los líderes con los que más conversaciones mantiene Obama”, ha dicho el portavoz de este último-, por lo que ha asegurado que practicará la máxima de Ronald Reagan de “confiar pero verificar”.

El encuentro entre Obama y Netanyahu se ha producido solo tres días después de que, por primera vez en 34 años, un presidente de EEUU hablase por teléfono con un presidente de Irán. Rohaní y Obama coincidieron la semana pasada en Nueva York durante la reunión anual de la Asamblea General de Naciones Unidas pero, a pesar de las especulaciones y las grandes expectativas, no se produjo un encuentro entre ambos líderes. Netanyahu pronunciará mañana martes su discurso ante Naciones Unidas.

Netanyahu acusa a Irán de estar intentando comprar tiempo y suavizar las sanciones internacionales contra la república islámica mientras así puede acabar de desarrollar su programa de armas nucleares

El primer ministro israelí acusa a Irán de estar intentando comprar tiempo y suavizar las sanciones internacionales contra la república islámica mientras así puede acabar de desarrollar su programa de armas nucleares, que Teherán niega poseer. Netanyahu ha pedido a Obama que exista una amenaza creible para obligar a Irán a cumplir sus compromisos.

Obama ha asegurado que todas las opciones están abiertas y ha insistido en que a pesar de que vaya a considerar las propuestas de Rohaní exigirá “el máximo nivel de verificación” respecto a la interrupción del programa nuclear iraní antes de que se pueda hablar de “un alivio de las sanciones”.

En cuanto al proceso de paz palestino-israelí, Obama ha recordado al primer ministro que el tiempo para facilitar unas negociaciones que se traduzcan en dos Estados “es limitado”, por lo que ha valorado “el coraje” y “la buena voluntad” de Netanyahu por estar dispuesto “a dar un paso adelante a favor de ese objetivo”.

“Sigo comprometido con la paz”, ha declarado Netanyahu. “Espero que nuestros esfuerzos, nuestros esfuerzos comunes, conduzcan a una paz segura y duradera", declaró el primer ministro, que recalcó que, a su juicio, esa paz duradera debe basarse “en la capacidad de Israel de defenderse por sí mismo”. Netanyahu aprovechó el encuentro para agradecer al Gobierno estadounidense, y en particular al secretario de Estado, John Kerry, los esfuerzos que han hecho posible la reanudación de las conversaciones de paz directas entre israelíes y palestinos, que estaban estancadas desde 2010.