Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México se pregunta si las autoridades fallaron en las alertas por los dos ciclones

La Secretaría de Gobernación de México explicará su actuación

Ya hay 145 muertos por las lluvias

El agua todavía inunda algunas zonas de Acapulco.
El agua todavía inunda algunas zonas de Acapulco. AFP

Hace más de una semana que el agua dejó de caer con insistencia sobre México. El lodo que cubría pueblos enteros comienza a secarse y los mexicanos intentan hacer un recuento de las pérdidas que han dejado los ciclones Ingrid y Manuel. Las preguntas que surgieron en los primeros días sobre si las autoridades actuaron correctamente y a tiempo para evitar - o mitigar - la catástrofe empiezan a convertirse en exigencias a la misma velocidad que aumenta la indignación y el número de muertos, que ya asciende a 145.

La tragedia que ha sacudido especialmente al Estado de Guerrero ya ha servido para poner de manifiesto errores de planificación y construcción. La principal duda es si también se emitieron las alertas pertinentes a tiempo y si hubo problemas en la coordinación de los distintos niveles de Gobierno a la hora de tomar medidas ante el azote de dos ciclones de manera simultánea. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha querido responder a las dudas sobre si su secretaría actuó correctamente y este sábado anunció que se presentarán pruebas de que los Estados fueron alertados a tiempo.

“Nosotros vamos a darlas (las pruebas) y todo lo que se hizo. Y después de que lo haga el Gobierno federal tendrán que hacerlo las entidades y los municipios”, dijo Osorio Chong desde Coyuca de Catalán, uno de los municipios guerrerenses arrasado por las lluvias. El encargado de dar esas explicaciones será Luis Felipe Puente, titular de la Dirección General de Protección Civil. Puente ya ha sido cuestionado públicamente y acusado de que el organismo que dirige tardó en ponerse en marcha. A pesar de que las primeras alertas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) se emitieron el 11 de septiembre, no fue hasta el domingo 15 cuando se estableció el Comité Nacional de Emergencias. Al menos 14 personas habían muerto por las lluvias ese día y la Autopista del Sol - que comunica Acapulco con México DF- ya se encontraba cortada. Esta semana, varios senadores pidieron la comparecencia e incluso la dimisión de Puente.

Ante los cuestionamientos a la labor de la secretaría que encabeza, Osorio Chong ha defendido durante las dos últimas semanas que la Segob cumplió con sus responsabilidades. “Pregúntenle ustedes a los propios gobernadores si no personalmente les estuve hablando mucho antes de que esto sucediera”, replicó hace unos días el secretario, que aseguraba haber advertido personalmente a los gobernadores de Veracruz, Guerrero, Tamaulipas, Oaxaca, Quintana Roo y Sinaloa. Pero ¿llegó la información correcta a las personas adecuadas? El presidente municipal de Acapulco, Luis Walton, ha repetido en varias ocasiones que nadie le avisó de la magnitud de las lluvias.

A la espera de las pruebas y explicaciones que dé este lunes el director de Protección Civil - Luis Felipe Puente apenas ha ofrecido declaraciones a los medios estos días al contrario que el titular de la CONAGUA, David Korenfeld -, salen a la luz datos que prueban que México no estaba bien preparado para un fenómeno como este, como reconoció el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre. Este domingo, el diario Milenio publica que ningún Estado cuenta con su atlas de riesgo actualizado. Se trata de un documento que evalúa 28 escenarios de riesgo como sismos, accidentes químicos, inundaciones y huracanes.

La corrupción urbanística y la escasa planeación a la hora de edificar en terrenos como laderas de montañas y cauces secos han multiplicado los daños materiales y la pérdida de vidas humanas. El presidente Peña Nieto - quien anuló sus viajes a Nueva York y Singapur - ha anunciado que se llevará a cabo una investigación para saber por qué las autoridades de Guerrero no atajaron la construcción de viviendas ilegales en la región. Ya, en los primeros días, el gobernador Aguirre apuntó a “actos de corrupción” a la hora de permitir construcciones pero el titular de la CONAGUA, David Korenfeld le puso fechas: los cauces se vieron obstruidos por construcciones autorizadas entre 2002 y 2012.