Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pequeña victoria judicial para Elba Esther Gordillo, ‘la Maestra’

El juez reconoce que hubo irregularidades en la argumentación de las acusaciones contra la exlíder del sindicato de maestros de México

Elba Esther Gordillo, tras ser arrestada.
Elba Esther Gordillo, tras ser arrestada.

El juez ha concedido este martes una pequeña victoria a Elba Esther Gordillo, la exlíder del sindicato de maestros de México. Gordillo, conocida como La Maestra, fue detenida en febrero y enfrenta acusaciones de lavado de dinero y delincuencia organizada desde la prisión en la que lleva más de medio año. Ahora, un juzgado le ha otorgado un amparo, es decir, ha concluido que hubo deficiencias en la averiguación previa de la Procuradoría (Fiscalía) General de la República, contra Gordillo, José Manuel Díaz Flores e Isaías Gallardo Chávez, acusados de los mismos delitos. La PGR ya ha anunciado que impugnará la decisión.

En mayo, a punto de arrancar su juicio -convertido en un acontecimiento mediático, y del que ella se ausentó en varias ocasiones argumentando problemas de salud- la defensa de Gordillo presentó una solicitud de amparo contra el auto de prisión formal. Argumentaba que las acusaciones no tenían sustento y denunciaba "múltiples violaciones" a los derechos de la exsindicalista. El abogado de defensa ha celebrado el amparo de este martes porque “abre la puerta” a que salga de prisión, según medios mexicanos. Fuentes del Consejo de la Judicatura Federal, sin embargo, subrayan que el amparo se concedió por fallos en la documentación de las acusaciones, y que no implica que Gordillo, Díaz Flores y Gallardo Chávez vayan a salir en libertad.

El juez tiene ahora dos días para reconfirmar el auto de formal prisión, con los fundamentos adecuados, explican fuentes del Consejo de la Judicatura Federal. La Secretaría de Hacienda también debe presentar su denuncia y aportar pruebas, ya que el juez concluyó que la acusación de manejar recursos de procedencia ilícita debería haber venido de ella y no del Ministerio Público. La PGR ha respondido con dureza en un comunicado, en el que advierte “con preocupación” que el amparo utiliza “argumentos endebles y sin consistencia jurídica”. “Ponderó equivocadamente irrelevancias formales por encima de las pruebas y hechos acreditados”, dice. La PGR tiene palabras también para el Consejo de la Judicatura Federal, al que acusa de poner en riesgo la “imparcialidad” del organismo y de desacreditar al juez que dictó prisión para Elba Esther Gordillo.

Tras su detención en febrero, la fiscalía acusó a Gordillo de la coordinación de una red que supuestamente robó 2.000 millones de pesos (más de 160 millones de dólares) de las arcas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La acusación también aludía a compras particulares de la exlíder sindical: desde casas de lujo a operaciones estéticas.

Gordillo (Chiapas, 1945) dirigió durante más de dos décadas el SNTE, el sindicato más grande de América Latina. Fundó también el partido político minoritario Panal y fue siempre un personaje polémico en la escena política de México debido a su estilo de liderazgo y a su lujoso tren de vida. Las autoridades la detuvieron a bordo de su avión privado en lo que fue interpretado como una demostración de fuerza del presidente Enrique Peña Nieto a los poderosos líderes sindicales de México.

México vive desde hace meses un conflicto entre el Gobierno y el sindicato disidente de maestros (CNTE), que este verano ha movilizado a educadores de todo el país en la capital. Con la reforma educativa, Peña Nieto promete cambiar los pobres resultados escolares del país, con los peores resultados del informe Pisa y donde solo la mitad de los alumnos de primaria terminan el curso. México dedica el 6,2% del gasto de su PIB a educación (la media de la OCDE es un 6,3%), aunque el 93% del dinero destinado a la enseñanza pública va a pagar salarios. El país no sabe exactamente cuántos profesores pertenecen a él. Con la reforma educativa, el Gobierno ha prometido contarlos.