Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de muertos por las lluvias en México crece a 130

El presidente Enrique Peña Nieto anuncia que ajustará los presupuestos para la ayuda y reconoce que el monto actual es “insuficiente”

Un puente destruido por las tormentas en México.
Un puente destruido por las tormentas en México. EFE

Los muertos por las tormentas Ingrid y Manuel son 130, ha informado este martes el Gobierno mexicano. La mitad de las víctimas fallecieron en Guerrero, al sureste y uno de los Estados más pobres del país. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto reconoció el sábado que no había esperanzas de hallar con vida a 68 desaparecidos por un alud en esa zona. El mandatario afirmó el domingo que en México ha superado su récord de lluvia. En esta temporada ha llovido más que en los últimos 58 años.

Peña Nieto ha reiterado que el Gobierno mexicano destinará una ayuda a las zonas más afectadas. En la anterior rueda de prensa de Osorio Chong, el domingo, el secretario de Gobernación detalló que por lo menos 24 de los 31 Estados mexicanos han sufrido daños por las inundaciones. El mandatario dijo que 39.000 millones de pesos –unos 3.098 millones de dólares– serán destinados a la emergencia. Hasta ahora no hay un cálculo exacto de las pérdidas pero, por ejemplo, los daños causados por el huracán Katrina (que golpeó el sureste de EE UU en 2005) causaron pérdidas de casi 108.000 millones de dólares. Hay miles de héctareas de cultivo inundadas y decenas de carreteras destruidas.

El Gobierno ha precisado que hay 8.000 militares desplegados y se han entregado 867 toneladas de agua y alimentos recolectados en los centros de recolección de alimentos y medicinas en todo el país. Hay al menos medio millón de damnificados. Solamente 200.000 en el Estado de Guerrero.

Hay 8.000 militares desplegados y se han entregado 867 toneladas de agua y alimentos

Han crecido también las críticas por la falta de previsión frente a las tormentas. Turistas que pasaron el fin de semana en Acapulco –uno de los epicentros de la tragedia– han dicho que no hubo una sola advertencia sobre la magnitud de los ciclones. La Comisión Nacional del Agua de México (Conagua) advirtió de las lluvias en un comunicado el jueves anterior al desastre, pero no se emitió una alerta oficial en los Estados más afectados.

El presidente mexicano reconoció que la cifra destinada al rescate es insuficiente. Anunció que haría ajustes en los presupuestos de 2014 para aumentar el monto y urgió a los gobernadores de los Estados más afectados a “evaluar los daños”. Pero muchas de las regiones más dañadas están al borde de la bancarrota. El alcalde de Acapulco, Luis Walton, había dicho en abril que el puerto tiene un déficit de al menos 2.000 millones de pesos (156 millones de dólares). Los Estados mexicanos deben unos 400.000 millones de pesos (unos 32.500 millones de dólares).

Y no para de llover. El servicio meteorólogico prevé que dos frentes fríos golpeen las zonas ya de por sí afectadas, en el sureste del país, la zona más pobre de México.