Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Representantes aprueba dejar sin fondos el sistema sanitario

La Casa Blanca ha amenazado con vetar la ley, que todavía necesita el respaldo del Senado

El portavoz de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se dirige a sus compañeros de partido.
El portavoz de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se dirige a sus compañeros de partido. Getty

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este viernes una ley que elimina la financiación pública del sistema sanitario. La legislación, que deberá ser respaldada todavía por el Senado y cuenta con la amenaza de veto de la Casa Blanca, forma parte de la propuesta republicana para ampliar los presupuestos federales. El Congreso debe llegar a un acuerdo antes del día 30, fecha a partir de la que el Gobierno podría entrar en situación de impago.

La propuesta de ley para extender los presupuestos actuales hasta el mes de diciembre gracias a la retirada de fondos del sistema de salud ha salido adelante con 230 votos a favor y 189 en contra. La votación celebrada este viernes es la primera de una larga sesión parlamentaria que puede extenderse hasta finales de mes con motivo del debate para ampliar los presupuestos y el límite de la deuda pública estadounidense.

El presidente Obama visitaba este viernes una planta industrial en Kansas, desde donde defendió los avances de su Administración cinco años después de que comenzara la profunda crisis económica que ha atravesado el país. La Casa Blanca ha advertido de que, en el caso de salir adelante la legislación -algo poco probable, porque no superaría un voto en el Senado- el presidente la vetaría de inmediato.

"Los estadounidenses han trabajado demasiado duro, durante demasiado tiempo, para permitir que los políticos provoquen ahora otra crisis", aseguró en su discurso ante los empleados de Ford. El presidente acusó a la oposición republicana de estar obsesionada "tratando de meterse conmigo" y de no estar concentrados en servir a los estadounidenses.

O bien no saben lo que están haciendo o este es uno de los mayores actos intencionados de brutalidad que ustedes hayan prefabricado nunca”

Nancy Pelosi, portavoz
de la minoría demócrata
en la Cámara de Representantes

La pugna entre la Casa Blanca, el Partido Demócrata y la oposición republicana, intensificada por la falta de consenso en materia presupuestaria desde 2011, se ha agravado en los últimos días por la propuesta del Partido Republicano para vincular la financiación de las cuentas federales con la del sistema sanitario. Este miércoles, el presidente Obama acusó a los republicanos de "extorsionarle" con el presupuesto y de emplear una estrategia "sin precedentes" en el país.

En una clara cesión a las presiones del Tea Party, los líderes del Partido Republicano han accedido a incluir la retirada de la financiación de la sanidad, apodada despectivamente como “Obamacare”, en su última oferta para mantener el funcionamiento del Gobierno federal y garantizar el pago de la deuda.

Eric Cantor, líder de la mayoría republicana en la Cámara, propuso durante la sesión de debate celebrada este viernes que se elimine esa financiación “para proteger a los estadounidenses de la calamidad económica” que puede provocar el sistema sanitario. Sin embargo, los demócratas han interpretado esta estrategia, que retrasa varios días la solución a la ampliación de los presupuestos, como un intento de provocar el ‘cierre’ del Gobierno, como se conoce a la situación de impago de la deuda, ya que forzaría a suspender numerosos programas federales.

El portavoz de la Cámara, John Boehner, defendió así la propuesta: “no tenemos ninguna intención de entrar en una situación de impago de nuestra deuda, sólo queremos encontrar la manera de financiarla”. Y esa financiación saldría precisamente de eliminar los fondos públicos destinados al sistema de salud, prorrogando un año su entrada en vigor, para invertirlos en otros programas federales.

“O bien no saben lo que están haciendo o este es uno de los mayores actos intencionados de brutalidad que ustedes hayan prefabricado nunca”, afirmó la portavoz de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. La legisladora demócrata ya había advertido contra los riesgos del impago de la deuda y la estrategia para bloquear el sistema de salud aprobado en 2010, asegurando que “Estados Unidos no se puede permitir otra crisis inventada por los republicanos”.