Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tormentas simultáneas por el este y por el oeste dejan 57 muertos en México

Un ciclón golpea al Pacífico y otro al Golfo. El temporal deja prácticamente sitiado Acapulco con 40.000 turistas atrapados y con millares de vecinos sin techo

El cerro de Veracruz donde han muerto 12 personas, esta tarde. Ver fotogalería
El cerro de Veracruz donde han muerto 12 personas, esta tarde. EFE

La abrupta entrada este fin de semana de dos ciclones simultáneos en México por la costa del Pacífico y por el Golfo ha dejado ya al menos 57 muertos y está afectando a más de un millón de ciudadanos. En el Estado de Guerrero (costa del Pacífico) han fallecido 27 personas y en el de Veracruz (costa del Golfo) ha habido otras 12 víctimas, sepultadas por un corrimiento de tierra sobre viviendas. Según las autoridades esta es la primera vez desde 1958 en que coincide la llegada de una tormenta por el oeste con otra por el este.

El ciclón que está golpeando la costa del Pacífico es la tormenta tropical Manuel y el del Golfo de México es el huracán Ingrid, que al tocar tierra se ha convertido también en una tormenta tropical.

Este martes la tormenta Manuel se ha convertido en una depresión tropical y se ha dirigido hacia la península de Baja California, en la esquina noroeste de México. El servicio meteorológico ha anunciado lluvias fuertes en esa zona y en otros Estados de la costa oeste a los que también ha puesto en alerta: Michoacán, Jalisco, Nayarit, Colima y Sinaloa (en donde se ha cerrado la entrada a embarcaciones menores en tres puertos, entre ellos el de Mazatlán).

El Gobierno federal, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, lleva movilizándose desde el lunes para afrontar la tragedia. Peña Nieto ha distribuido urgentemente a miembros de su gabinete por distintos estados afectados. Él mismo acudió el lunes por la tarde a supervisar la situación en Acapulco y este martes ha estado en la capital administrativa de Guerrero, Chilpancingo, en donde ha afirmado que se pondrá en marcha un programa de reconstrucción de vivienda y de infraestructuras para todo el Estado.

Un joven con un ordenador en una calle inundada de Acapulco.
Un joven con un ordenador en una calle inundada de Acapulco. AFP

El presidente Peña Nieto ha dicho que de momento la prioridad es asegurar la alimentación de los damnificados, aparte de hacer un censo para registrar las pérdidas de cada quien.

Con las dos tormentas remitiendo, ahora queda por calibrar la dimensión nacional de los daños. El número de víctimas es aún provisional. La cantidad de damnificados pasará del millón. Solo en Guerrero se estima que hay 11.500 viviendas con daños graves. Las autoridades estiman que dos tercios de todo el país se han visto afectados, bien por la tormenta del este o bien por la del oeste.

Guerrero está siendo el estado más dañado. Su ciudad más emblemática, Acapulco, centro turístico y motor económico de la región, tuvo que cerrar su aeropuerto a los vuelos comerciales el lunes por la mañana y hasta este martes no ha podido reabrirlo para hacer un puente aéreo con México DF. Además la carretera que conecta Acapulco con México DF, la Autopista del Sol, se ha quedado bloqueada en varios tramos por piedras y lodo. La Secretaría de Comunicaciones ha dicho que no podrá reabrirla hasta el viernes.

Para facilitar la llegada de víveres y ayuda a Acapulco el Ejército y la Marina han habilitado un puente aéreo en una base militar situada a unos 15 kilómetros de la ciudad, y al aeropuerto, pese a sus problemas, llegaron el lunes a medianoche dos aviones de la Marina, uno con una potabilizadora de agua y otra con tres toneladas de alimentos. La primera aterrizó con las pistas anegadas y sin luz. Este martes desde esa base las fuerzas armadas han empezado a trasladar turistas a México DF. Se calcula que la tormenta Manuel ha dejado varados en Acapulco a unos 40.000 turistas. De ellos, unos 2.700 han salido hacia la capital en aviones comerciales y militares desde el propio aeropuerto, ya operativo para estos viajes específicos, y desde la base del Ejército.

Para los vecinos que tienen que abandonar sus casas se han habilitado albergues. Este martes por la noche ya había 12.000 personas resguardadas en este tipo de centros de emergencia en todo el Estado de Guerrero, y el Gobierno había informado de que en todo México hay al menos unos 23.000 ciudadanos en establecimientos provisionales. 

Vista panorámica de la línea costera de Acapulco este lunes.
Vista panorámica de la línea costera de Acapulco este lunes. AFP

Si bien Acapulco se encuentra en emergencia, la situación de la capital administrativa de Guerrero, Chilpancingo, no parece más alentadora. La ciudad está casi aislada y el desbordamiento de una presa la ha dejado en dos partes prácticamente separadas. Las autoridades locales, según el portal mexicano sinembargo, decían que había cuatro muertos pero no alcanzaban a calibrar cuántos vecinos podrían estar afectados. El gobernador de Guerrero ha estimado que harán falta unos 400 millones de dólares para ayudar a los damnificados y reparar infraestructuras en su región.

La magnitud del impacto de los dos ciclones activó los resortes del Gobierno el domingo por la noche en medio de la ceremonia del Día de la Independencia. Antes de las doce y después de cumplir por primera vez en su mandato con el rito del Grito de Independencia en el balcón del Palacio Nacional de México DF, Peña Nieto no pudo estar en la cena de gala porque la emergencia había crecido.

El presidente entró caminando aprisa en el patio central del Palacio, se subió a un estrado y le explicó la urgencia a los invitados. “Me veo en la obligación de retirarme para poder atender esta contingencia”. A continuación se fue para reunirse con su gabinete. El lunes por la mañana sus secretarios se desplegaron por los distintos estados afectados para que cada uno de ellos supervise personalmente la situación en cada zona.

Las muertes se están debiendo sobre todo a corrimientos de tierra y al colapso de viviendas. En la zona del Pacífico el Estado que peor lo está pasando, aparte de Guerrero, es Oaxaca, donde ha habido tres muertos, entre ellos un niño de diez años y una niña de ocho. También en la costa oeste ha habido problemas en el Estado de Michoacán; allí, en el puerto de Lázaro Cárdenas las autoridades se han preparado para una posible evacuación de varios barrios por si se desborda una presa.

En el centro del país el tiempo está afectando a los estados de Puebla e Hidalgo. Y en el oeste, en el Golfo de México, el huracán Ingrid está barriendo los estados de Veracruz y Tamaulipas. En Tamaulipas la empresa estatal de petróleo, Pemex, ha desalojado tres plantas de energía situadas en la costa. Y en Veracruz este lunes por la tarde se evacuó a 2.500 personas que viven cerca de un río, el Panuco, que estaba a punto desbordarse por las lluvias torrenciales provocadas por la tormenta.

Le época de tormentas en México va de junio a finales de noviembre. El Sistema Meteorológico Nacional había previsto que este año podría ser peor de la habitual y traer a México hasta 32 ciclones, 18 en el océano Atlántico y 14 en el Pacífico. Los daños ocasionados por los ciclones Manuel e Ingrid han sido hasta ahora los más graves de esta temporada.

Más información