Dilma Roussef recupera parte de la aprobación popular perdida

Un sondeo muestra que la imagen de la presidenta sigue dañada por las protestas de junio

La presidenta brasileña Dilma Rousseff.
La presidenta brasileña Dilma Rousseff.JORGE ADORNO (REUTERS)

Un nuevo sondeo realizado después de la implantación del programa Más médicos que llevará a Brasil doctores de otros países indica que la presidenta Dilma Rousseff ha recuperado parte de la popularidad perdida tras las protestas sociales que se desataron el pasado mes de junio.

La aprobación a su Gobierno ha vuelto a llegar a un 38,1%, según el sondeo realizado por la Confederación Nacional de Transportes (CNT). Antes de las manifestaciones era, sin embargo, de un 54,2% y hoy - aunque la encuesta apunta a que la presidenta no ganaría una elecciones en primera vuelta – sí que se haría con la victoria en una hipotética segunda vuelta frente a los candidatos que hoy cuentan con mayor aprobación. Rousseff obtendría 40,7% de los votos contra la ecologista Marina Silva, su mayor adversaria, que obtendría un 22,4%. El candidato de la oposición, Aécio Neves, del PSDB conseguiría sólo el 15,2%.

En una segunda vuelta, la presidenta ganaría por un 40,7% si se enfrentara a Marina Silva y por un 44% si su contrincante fuera Aécio Neves.

A pesar de esto, la reputación de Rousseff aún parece estar dañada por los golpes a su imagen que recibió durante las protestas. Del resto de candidatos que aparecen en el sondeo, Rousseff es la que presenta mayor rechazo: el 41,6% afirma que no la votaría “de forma ninguna”, contra un 36,8% que no votaría al opositor Neves y un 30,8% a la outsider Marina Silva.

Lo que ha hecho recuperar a la presidenta ocho puntos tras el sondeo anterior del mes de agosto ha sido el programa Más médicos, ya que la decisión de contratar médicos extranjeros ha llegado a tener la aprobación del 73,9% de la población, cuando en julio pasado era del 49,7%.

Uno de los resultados más alarmantes del nuevo sondeo es, sin embargo, que el 52,8% de los entrevistados afirma, por primera vez, que se siente “preocupado” o “muy preocupado” con la situación económica que vive el país, seguramente motivado por el aumento de la inflación y el hecho de que el 40% de las familias de la nueva clase media vivan endeudadas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La economía será en realidad, según los expertos, el verdadero test para las elecciones presidenciales del año que viene. A pesar de que Rousseff es economista por formación y hasta se habla de que podría ser candidata al Nobel de Economía por sus trabajos en la multinacional Petrobrás, Miriam Letâo - en su columna de economía del diario O Globo – aseguró que la estrategia económica del Gobierno “había fracasado”. Quizás se trate de una hipérbole, pero indica que existe una preocupación real que está llegando hasta a los electores, como revela el sondeo. El gran esfuerzo de la mandataria será ahora conseguir que los electores recobren la confianza en el futuro de la economía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS