Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado mexicano ratifica la reforma educativa

El Gobierno de Peña Nieto mantiene el pulso con los profesores inconformes con la nueva ley

Policías frente a la protesta de los maestros.
Policías frente a la protesta de los maestros.

El Senado mexicano ha ratificado esta noche la Reforma Educativa que la Cámara Baja había aprobado la noche del domingo. Los cambios previstos en la ley han sido enérgicamente rechazados por la Coordinadora Nacional de los Trabajadores del Estado (CNTE), fracción disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

A pesar de las protestas de los docentes, los senadores aprobaron en lo general -con 102 votos a favor y 22 en contra- la Ley General del Servicio Profesional Docente, una norma que establece la evaluación de los profesores para conservar su trabajo. La iniciativa, que inicialmente se iba a aprobar en agosto, es una ley secundaria, que en uno de sus puntos más polémicos, establece mecanismos de evaluación para los profesores pagados por el Estado, lo que no se contemplaba en legislaciones pasadas.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo en su informe del lunes que las ambiciosas reformas que había emprendido al inicio de su Gobierno no darían marcha atrás. Las palabras son ahora más significativas después de que la Coordinadora Nacional de los Trabajadores del Estado (CNTE) ha convocado a numerosas manifestaciones, de miles de personas, que en las últimas semanas han desquiciado el de por sí caótico ritmo de la capital del país. De hecho, la sede del Senado fue resguardado por un fuerte dispositivo policial, al tiempo que durante horas el reciento estuvo rodeado por profesores inconformes.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo el domingo que no se permitiría que “los intereses de unos cuantos se antepusieran a los de la mayoría”.

El debate de esta reforma ha sumado aún más tensión al Pacto por México, el acuerdo anunciado entre las tres principales fuerzas políticas de México anunciado por Peña Nieto al inicio de su Gobierno. Algunos de los legisladores que han manifestado su apoyo a los sindicatos han mostrado su desacuerdo con la cúpula de sus partidos.

Los maestros, que en su mayoría provienen de Guerrero, Oaxaca y Michoacán (tres de los Estados más pobres del país) han anunciado que mañana miércoles convocarán a una gran movilización nacional para mantener el pulso con el Gobierno federal.

La CNTE también anunció este martes que participará en la marcha que el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador ha convocado para este domingo para protestar contra la Reforma Energética, que prevé cambios en la legislación para la gestión de Petróleos Mexicanos (Pemex) y es uno de los puntos fundamentales del ambicioso paquete de reformas de la presidencia de Peña Nieto.