Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos seis muertos en Egipto en una nueva jornada de protestas islamistas

Las manifestaciones han sido las más concurridas de los últimos diez días

Partidarios de Morsi se manifgiestan, hoy, en El Cairo. Ampliar foto
Partidarios de Morsi se manifgiestan, hoy, en El Cairo. EFE

Al menos seis personas han muerto en el transcurso de una nueva jornada de movilizaciones en Egipto convocada por la coalición anti-Golpe, que exige el retorno a la presidencia de Mohamed Morsi, el rais islamista depuesto en un golpe de Estado el pasado 3 de julio. Las manifestaciones, organizadas en puntos variados del país, han sido las más concurridas de los últimos diez días, pero se han quedado cortas en comparación con las celebradas antes del desalojo del campamento islamista de la mezquita de Rabá el Adauiya, que se saldó con la muerte de centenares de personas.

A última hora de la tarde, centenares de seguidores de los Hermanos Musulmanes desafiaban en una manifestación en el barrio cairota de Mohandissin la imposición del toque de queda, que se inicio a las 19.00. Tropas del ejército desplegadas en la zona pidieron a los manifestantes a través de los altavoces que volvieran a sus casa, pero estos lo rechazaron, mientras ascendía la tensión, y era posible ver una columna de humo elevándose por encima de dicho barrio.

De las tres primeras víctimas mortales confirmadas por el ministerio de Sanidad, dos perecieron por la mañana en un ataque contra una unidad de policía del barrio cairota de Heliópolis. Los desconocidos abrieron fuego contra los agentes, y se dieron a la fuga. Otra persona murió en la ciudad de Port Said en enfrentamientos entre manifestantes partidarios y detractores del ex rais Morsi, que provocaron además más de 20 heridos.

La página web del diario Al Ahram añadía dos víctimas más al recuento del día que, no obstante, no han sido confirmadas por las autoridades. Se trataría de dos simpatizantes islamistas que habrían muerto a causa del impacto de disparos de bala en la ciudad de Zagazig, en la provincia de Sharquiya. Hasta el momento, existen versiones contradictorias sobre cómo se produjeron las muertes de los dos activistas islamistas.

Según la página web del periódico oficialista, los activistas habrían muerto fruto de un altercado entre los manifestantes pro-Morsi y vendedores callejeros. Sin embargo, de acuerdo con la página web Ikhuanweb, perteneciente a los Hermanos Musulmanes, la responsabilidad fue de la policía y de un grupo de matones que dispersaron por la fuerza la concentración. En otras ciudades, como Alejandría, también se registraron disturbios, pero de menor intensidad.

La jornada de protestas llegó un días después de que las autoridades arrestaran a Mohamed Beltagy, uno de los últimos líderes de los Hermanos Musulmanes que había conseguido evadir la campaña de arrestos masivos contra los dirigentes del histórico movimiento islamista. Beltagy se distinguió después del golpe por sus discursos contundentes contra el ejército desde el campamento de Rabá al Audawia, donde se refugiada. En la operación de desalojo de la concentración murió su hija, de solo 17 años.

En los últimos días, la prensa egipcia ha publicado filtraciones que apuntaban a la existencia negociaciones entre el gobierno y la Hermandad para alcanzar un acuerdo por el que la organización islamista pondría fin a sus protestas a cambio de la liberación de sus líderes y de poder participar el proceso político del país. Otros grupos islamistas, como el partido salafista Nur y la Gamá Islamiya estarían actuando de mediadores entre ambos actores.