Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres palestinos mueren en una redada de Israel en el campo de Qalandia

16 personas resultaron heridas en el incidente en Cisjordania, seis de ellos en estado crítico

Tres jóvenes palestinos de entre 20 y 32 años han muerto a primera hora de la mañana durante un enfrentamiento con la Policía de Fronteras de Israel en el campo de refugiados de Qalandia, en Cisjordania. Dos de ellos fallecieron inmediatamente y el tercero, ya en el hospital, tras horas en estado de muerte cerebral. Un portavoz del hospital Sheij Sayed de Ramala confirma que todos presentaban heridas de bala en el pecho o la cabeza y que hay al menos 16 heridos más; seis se encuentran en estado crítico. El incidente ha provocado la cancelación de un encuentro entre representantes israelíes y palestinos previsto para hoy en Jericó.

Según el relato aportado por las agencias palestinas WAFA y Ma'an, los hechos se produjeron hacia las cinco de la mañana, cuando una patrulla israelí accedió al campo en un coche sin distintivos militares y con ropa civil. Iba a proceder a la detención de Yousef al-Khatib, un preso palestino liberado hace un mes tras pasar 10 años en una cárcel israelí. Hasta 1.500 vecinos, sostienen fuentes militares de Israel, salieron entonces para impedir el arresto. Micky Rosenfeld, portavoz de la Policía, confirma que se usaron los métodos tradicionales de “dispersión”, como gases lacrimógenos y balas de goma. Sin embargo, varios palestinos sostienen que llegó un segundo vehículo, esta vez claramente militar, y entonces también se empleó fuego real.

El Ejército israelí explica que se ha abierto una investigación al respecto y no se pronuncia aún sobre la munición empleada. El diario Haaretz sostiene, según fuentes militares, que los soldados dispararon tras recibir a su vez tiros de los manifestantes, además de piedras y bombas incendiarias.

La vigilancia se ha extremado en el campo de refugiados, por temor a un rebrote de la violencia en las próximas horas. El tránsito en el checkpoint anexo, el más importante de Cisjordania, se ha visto afectado durante varias horas.

Con las víctimas de hoy son ya cuatro los palestinos muertos por redadas de Israel en una semana, tras el fallecimiento de un joven de 22 años por un disparo en el corazón en Yenín, un altercado que dejó otros dos heridos graves.

Hace apenas 12 días que comenzaron sobre el terreno los contactos entre los equipos negociadores de Israel y Palestina, en el frío proceso de paz que ha reactivado la mediación norteamericana. Nabil Abu Rudeinah, el portavoz del presidente palestino Mahmud Abbas, ha emitido un comunicado en el que sostiene que “esta cadena de crímenes de Israel y la continuación de la construcción en los asentamientos son un mensaje claro que expresa las verdaderas intenciones de Israel con respecto al proceso de paz”. Ha hecho un llamamiento, además, a que la Casa Blanca evite el “colapso” de los esfuerzos internacionales que buscan el fin del conflicto.

Anoche, Brachie Sprung, la portavoz del Ayuntamiento de Jerusalén, desveló el impulso municipal a un plan para construir 1.500 viviendas más en Jerusalén Este, zona ocupada palestina y pretendida capital de su futuro estado. El proyecto aún necesita el visto bueno del Gobierno de Benjamín Netanyahu y puede tardar “años” en ser una realidad.