Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba y Corea del Norte celebraron una cumbre militar hace 15 días

La detención del barco puede afectar el diálogo migratorio entre La Habana y EE UU

Foto: Alejandro Bolívar (EFE) / REUTERS-LIVE!

El 30 de junio, el presidente cubano Raúl Castro recibió al jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Corea del Norte, Kim Kyok Sik, quien estuvo tres días de visita en La Habana. Los altos oficiales cubanos habían llevado al general coreano a recorrer algunas unidades militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, informó Granma entonces. “Visito a Cuba para encontrarme con los compañeros de la misma trinchera, que son los compañeros cubanos”, dijo el general Kim Kyok Sik, agradeciendo los honores.

Dos semanas más tarde, un buque norcoreano procedente de Cuba y que transportaba material bélico no declarado encubierto entre sacos de azúcar fue detenido en el Canal de Panamá. El episodio podría afectar a la reanudación del diálogo migratorio entre Estados Unidos y Cuba, que estaba pautado para este miércoles en Washington y que llevaba dos años paralizado.

Durante los primeros dos días de su visita, el general Kim Kyok Sik y su comitiva se reunieron con el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Leopoldo Cintra Frías y otros miembros de la cúpula militar cubana. El militar hizo una agenda floral, recorrió la unidad de tanques “La Gloria Combativa Rescate de Sanguily” y otras dependencias militares, hasta que el último día fue recibido por Raúl Castro.

Cuba y Corea del Norte mantienen una relación política de décadas y en 2001 se plantearon relanzarla. En aquel momento, fue una delegación militar cubana la que viajó a Pyongyang y fue recibida por el vicemariscal Kim Yong-Chun, jefe del Estado mayor del Ejército popular coreano. “Las crueles iniciativas de los imperialistas estadounidenses para internacionalizar el bloqueo a Cuba fueron controladas y frustradas”, reseñó el 4 de julio de este año la Agencia Central de Noticias Coreana (KCNA).

Solo Cuba, China, Irán y Siria mantienen estrecha relación política con Corea del Norte y rechazan el embargo de armas y equipamiento bélico que, desde octubre de 2006, mantiene el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Corea del Norte. Estas sanciones se acentúan y se prolongan con cada ensayo nuclear de los coreanos. La prueba más reciente ocurrió en febrero y desató una escalada de tensiones. Por esos días, hasta Fidel Castro hizo un llamado a “evitar la guerra”. “Si allí estalla una guerra, los pueblos de ambas partes de la Península [coreana] serán terriblemente sacrificados, sin beneficio para ninguno de ellos”, escribió en un artículo difundido por los medios oficiales, que fue leído como una llamada a la moderación y, por tanto, como un cambio de política, ya que hasta entonces el Gobierno de Cuba había manifestado siempre su apoyo incondicional a Pyongyang.

Este martes por la tarde, Cuba reconoció la propiedad del material bélico que fue hallado a bordo del buque de bandera norcoreana detenido en el Canal de Panamá. El Ministerio de Relaciones Exteriores cubano señaló, a través de un comunicado, que se trataba de “240 toneladas métricas de armamento defensivo obsoleto: dos complejos coheteriles antiaéreos Volga y Pechora, nueve cohetes en partes y piezas, dos aviones Mig-21 Bis y 15 motores de este tipo de avión, todo ello fabricado a mediados del siglo pasado” y que estos equipos estaban siendo trasladados a Corea del Norte “para ser reparado y devuelto a nuestro país”. El material viajaba camuflado entre 10.000 toneladas de azúcar en sacos.

Esta es al menos la tercera oportunidad en la que el buque de carga coreano Chong Chon Gang es noticia. El experto en tráfico de armas del Instituto Internacional de Investigaciones de Paz de Estocolmo, Hugh Griffiths, ha recordado, en entrevista con la agencia AP, que este barco ya formaba parte de la lista de embarcaciones sospechosas que maneja el instituto y que había sido capturado anteriormente por traficar droga y municiones. De acuerdo con el registro de Griffiths, el Chong Chon Gang fue detenido en Ucrania en 2010 y atacado por piratas frente a las costas de Somalia en 2009. El Instituto Internacional de Investigaciones de Paz de Estocolmo también considera “sospechosa” una parada que hizo esta embarcación en el puerto sirio de Tartus, en 2009, donde está instalada una base naval rusa.

A propósito del episodio de este martes, Griffiths también afirmó haber alertado a Naciones Unidas, en 2010, de un vuelo entre Cuba y Corea del Norte. “Dada la historia de Corea del Norte, la cooperación militar cubana y ahora este hallazgo, este vuelo nos parece aún más interesante. (…) Después de este incidente, debería haber una atención renovada en los vínculos entre Corea del Norte y Cuba”, ha dicho el experto.

La detención del buque norcoreano que involucra a La Habana ha ocurrido justo un día antes de que se lleve a cabo la reunión pautada entre Cuba y Estados Unidos para retomar el diálogo migratorio, que ha estado estancado durante los últimos dos años y medio. De acuerdo a lo planificado, este miércoles por la mañana debían reunirse en Washington, a puerta cerrada, las delegaciones de ambos países. Lo poco que hasta ahora ha trascendido de la reunión es que no participará la secretaria de Estado adjunta de EE UU para América Latina, Roberta Jacobson, que encabezó la representación estadounidense durante las conversaciones anteriores, congeladas en enero de 2011. Este encuentro forma parte, además, del lento y tímido acercamiento que se ha venido dando entre ambos países durante los últimos meses y que ahora podría verse suspendido por el incidente del Chong Chon Gang.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >