Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurista veterano y desconocido

El presidente interino de Egipto, Adli Mansur, es un experto en Derecho Constitucional sin peso político

El nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, es un veterano jurista que ha escalado sin embargo a la jefatura del Estado mediante uno de los más graves atentados al Estado de derecho: un golpe. Depuesto Mohamed Morsi,—el presidente elegido en unas elecciones limpias hace poco más de un año—, Mansur es ahora el encargado de pilotar esta nueva transición. El nuevo jefe de Estado tiene 67 años, ninguna experiencia política reseñable y era hasta ayer presidente del Tribunal Constitucional. A ese puesto fue promocionado hace escasos días. Fue en concreto el pasado domingo cuando asumió el cargo, después de que su predecesor se jubilara y el mismo día en que las masivas protestas incendiaban las principales ciudades del país.

Mansur había sido vicepresidente de la Corte Constitucional durante 20 años, según publicó el diario egipcio Al Ahram. Es pues uno de los jueces más veteranos del país. Desde ese tribunal, combatió a Mubarak en defensa de la independencia de la judicatura. En el año 2000, la corte determinó que los jueces debían supervisar la pantomima electoral de Mubarak, en un proceso que finalizó con el acceso en 2005, y por primera vez, de los Hermanos Musulmanes al Parlamento. Fue entonces cuando lograron un 20% de los escaños presentándose como independientes.

Mansur había sido vicepresidente de la Corte Constitucional durante 20 años

Mansur es un gran desconocido para muchos egipcios; un hombre de perfil bajo. Expertos consultados por diversos medios atribuyen la elección de un hombre sin peso político a las intenciones más o menos ocultas del Ejército de acaparar el poder y resistirse a una verdadera transición democrática. Sobre el papel sin embargo, y de acuerdo con la hoja de ruta trazada por los militares, Mansur tiene poder absoluto para emitir decretos legislativos y formar la comisión que debe revisar la controvertida Constitución de corte islamista. La reforma de la Ley Fundamental ha sido uno de los caballos de batalla de la oposición.

El juez Hamid al Jamal ha descrito a Mansur en una entrevista con la prensa local como un hombre “calmado que toma decisiones equilibradas y que respetará la voluntad de la gente”. La primera intervención de Mansur ha sido conciliadora y de mano tendida a los islamistas, pero sobre todo a los manifestantes opuestos al Gobierno electo. En ella, consideró las protestas y el golpe que ha depuesto a Morsi “la expresión de la conciencia de la nación, de sus ambiciones y sus aspiraciones”.

Más información