Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia cree “poco convincente” que El Asad haya usado armas químicas

El Kremlin teme que Obama repita en Siria la actuación de Bush en Irak

El presidente ruso, Vladímir Putin, ayer en Moscú.
El presidente ruso, Vladímir Putin, ayer en Moscú. EFE

A los ojos de políticos y comentaristas rusos, Barack Obama se convierte a pasos acelerados en George Bush y Siria, en Irak, después de que Estados Unidos anunciara que tiene pruebas del empleo de armas químicas por parte del régimen de Siria y que planea aumentar el apoyo militar a los rebeldes.

De forma unánime, los portavoces y responsables de la política internacional, desde el Kremlin al ministerio de Exteriores pasando por las dos cámaras del parlamento, dudan de la validez de las pruebas norteamericanas. A algunos éstas les recuerdan los argumentos de Washington para intervenir en Irak en 2003, cuando el entonces secretario de Estado Collin Powell alegó que Sadam Husein tenía un arsenal de armas de destrucción masiva (algo que nunca se verificó). Los rusos expresan temor a que los acontecimientos influyan negativamente en la cada vez más demorada conferencia internacional patrocinada por Washington y Moscú. El presidente Vladímir Putin debatía sobre la situación en Siria el viernes en una reunión del Consejo de Seguridad de Rusia.

“La siguiente generación de los mismos muyahidines que mataron a los soldados soviéticos en Afganistán y a los americanos en Irak han inundado Siria desde todos los confines del mundo árabe”, afirma en su blog Georgi Mirski. Augura el respetado experto en Oriente Próximo que, si estos radicales llegan al poder en Damasco, Obama será sometido entonces a las más enconadas criticas por haber hecho posible el triunfo de “seguidores de Bin Laden con intención de exterminar despiadadamente a chiíes y cristianos”.

Los datos norteamericanos sobre los supuestos casos de uso de armas químicas por parte de las tropas sirias “no están sustentados por los pertinentes hechos convincentes”, señaló el portavoz del ministerio de Exteriores de Rusia Alexandr Lukashévich, tras informar que los expertos rusos han mantenido consultas con sus homólogos de EEUU, Reino Unido y Francia. “Recibimos estas informaciones con seria preocupación porque hacen pensar que están derrapando los esfuerzos de EEUU para asegurar la debida representación de la oposición en la conferencia sobre Siria”.

Putin hablará de Siria con Barack Obama en la cumbre del G-8, el próximo lunes

Lukashévich recordó que el grupo de expertos formado por el secretariado de la ONU ha reiterado que no existen pruebas del empleo de armas químicas en Siria, se mostró partidario de aclarar la situación y recordó que el gobierno sirio se había dirigido a la ONU en relación a un caso concreto de empleo de sustancias toxicas por parte de los guerrilleros de Jan Al-Asale en Alepo el 19 de marzo de 2013. “Sin embargo, bajo fuerte presión exterior, este llamamiento fue prácticamente bloqueado por el secretariado de la ONU”, sentenció. El portavoz reiteró que Rusia continuará sus esfuerzos para reunir la conferencia internacional. El ministro de Exteriores Serguéi Lavrov duda de que el evento pueda celebrarse en julio.

Por su parte, el viceministro de Exteriores, Mijail Bogdánov, subrayó que las informaciones sobre el uso de armas químicas por parte de Damasco no fueron confirmadas ni una sola vez por hechos fidedignos. “Los temas serios que pueden perjudicar nuestro trabajo político conjunto hay que decidirlos sobre la base de una información convincente y fidedigna,”, dijo. “Por el momento no tenemos esa información”, agregó.

Siria será el principal tema que Putin aborde con su colega norteamericano Barack Obama el 17 de junio en la cumbre del G 8, según el ayudante presidencial Yuri Ushakov. El diplomático aseguró que el Kremlin no contempla la posibilidad de descongelar el contrato de suministros de los equipos de misiles S-300 tierra aire a Siria como respuesta a las declaraciones norteamericanas. El 4 de junio en la cumbre Rusia-Unión Europea en Yekaterinburgo, Putin afirmó que el contrato para la venta de los equipos S-300 “no se ha cumplido”.

Por su parte, Mijail Marguélov, jefe del Comité Internacional del Consejo de la Federación (Cámara alta), dijo que la invasión de Irak, basada en una información que se reveló falsa, desestabilizó la región y cambió el equilibrio de fuerzas a favor de Irán. Alekséi Pushkov, jefe del Comité Internacional de la Duma (Cámara baja), opinó que Obama sigue los pasos de Bush y, como él, recurre a información no fidedigna. “Es el escenario típico con el que Bush preparó la guerra en Irak”, señaló.

En su blog, Mirski afirma que la única culpa de Bashar Al-Assad es su alianza y colaboración con Irán y que EEUU aspira a debilitar y aislar más a Irán mediante el armamento de los rebeldes. Obama, opina Mirski, se ve obligado a darles armas porque en el curso de las dos últimas semanas el curso de la guerra ha cambiado en beneficio del gobierno que ha recibido la ayuda de 3000 a 4000 guerrilleros de Hezbolá procedente del Líbano y sostenidos por Irán. “Pocos son los que creen en el éxito de la conferencia internacional que intentan convocar Moscú y Washington y en Siria cada mes mueren 5000 personas”, sentencia el experto.