Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Ruairí Ó Brádaigh, recalcitrante líder del IRA

Encabezó una secesión que mantenía una inflesible adhesión a la lucha armada

Ruairí Ó Brádaigh, dirigente del Ira de Continuidad, en 2000.
Ruairí Ó Brádaigh, dirigente del Ira de Continuidad, en 2000. CORDON

Figura destacada y divisoria del movimiento republicano irlandés, el octogenario Ruairí Ó Brádaigh falleció el pasado 5 de junio todavía aferrado a su defensa inflexible de la lucha armada como única vía para alcanzar la reunificación de Irlanda. El antiguo dirigente del consejo armado del IRA durante los años más violentos de los troubles en el Ulster, y presidente del brazo político de esa organización (Sinn Fein), acabó descabalgado por una nueva generación que negoció los términos de la paz. En la Irlanda del Norte de hoy, donde republicanos y unionistas comparten el Gobierno autonómico, Ó Brádaigh era uno de los portavoces de una disidencia todavía implicada en episodios esporádicos de violencia.

Ruairí Ó Brádaigh (1932) encajó como una gran “traición” de sus antiguos compañeros del IRA (Ejército Republicano Irlandés) y el Sinn Fein, Gerry Adams y Martin McGuiness, su implicación en el proceso de paz, la firma de los Acuerdos de Viernes Santo de 1998, el desarme de la banda y la participación de los republicanos en el Ejecutivo de Belfast desde 2007.

Nacido Peter Roger Casement Brady, nombre que adaptó al gaélico, en el seno de una familia de fervientes y activos republicanos de Longford (condado de la República de Irlanda), fue miembro activo del IRA desde su juventud, cuando participó en acciones de pequeña escala. En los años cincuenta del pasado siglo fue elegido miembro del Parlamento irlandés en una candidatura abstencionista (diputados que no ocupaban sus escaños) del Sinn Fein. A raíz del estallido de la violencia en Irlanda del Norte de 1969 (los troubles) que dividió al movimiento republicano, Ó Brádaigh y otros veteranos tomaron el control de la principal facción de la organización armada, el IRA Provisional o provos, y de su expansión como el grupo más letal de los combatientes.

Fue fundador de su brazo político, el Sinn Fein, que presidió hasta que Gerry Adams acabó sustituyéndole en 1983, aunque la ruptura entre ambos no se consumó hasta tres años más tarde: el nuevo liderazgo planteó permitir a sus diputados que ocuparan sus asientos en el Parlamento irlandés, frente al tajante rechazo de Ó Brádaigh a la participación del Sinn Fein en el proceso democrático. “La lucha armada y sentarse en el Parlamento son mutuamente excluyentes”, proclamó antes de dar el portazo y de crear junto a un pequeño grupo de partidarios el Sinn Fein Republicano.

El papel de esa facción disidente ha sido insignificante desde entonces, pero engendró una rama militar, el IRA de la Continuidad, que a lo largo de los últimos años se ha cobrado varias vidas. Ó Brádaigh siempre se negó a condenar esos atentados. “Mientras los británicos permanezcan (en Irlanda del Norte), siempre habrá algún tipo de IRA”, sentenció antes de retirarse en 2009 por problemas de salud.