Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de evacuados en Europa central por la crecida del Danubio

Los vecinos de Dresde afianzan las defensas contra la anunciada riada

Movilizados soldados alemanes, franceses y neerlandeses

La ciudad bávara de Deggendorf, anegada.

El río Elba desplaza peligrosas masas de agua hacia el norte de Alemania como consecuencia de las lluvias torrenciales del final de la semana pasada. La capital sajona, Dresde, ya está sufriendo. Mientras que la situación se ha tranquilizado relativamente en las zonas de Baviera anegadas el lunes y el martes por la crecida del Danubio, los länder de Sajonia, Sajonia-Anhalt y Baja Sajonia siguen en alerta, tratando de afianzar en lo posible sus defensas contra la riada que viene. En la vieja corte barroca del reino de Sajonia, Dresde, el Elba llega ya a los 8,5 metros. Lo normal son dos metros. El agua sube de forma imperceptible pero constante y difícil de contener.

Las aguas han bajado a su paso por Praga, aunque el Puente Carlos de la capital checa permanece cerrado y en la zona norte del país, en la ciudad industrial de Usti nad Labem 3.700 personas han tenido que ser evacuadas tras ceder uno de los diques protectores. Otra barrera no pudo contener el agua en la planta química de Lovochemie en Lovosice, al norte de la capital, inundando la factoría. Los trabajadores y sustancias peligrosas ya han sido trasladados. Varios pueblos y hectáreas de cultivo están anegados. Los servicios de emergencia checos han confirmado el rescate de 19.000 personas en todo el país. El Gobierno ya ha destinado 206 millones de euros procedentes de los presupuestos de este año para hacer frente a las labores de reconstrucción. “Desafortunadamente esto no ha acabado”, ha advertido el primer ministro conservador Petr Necas.

En la capital eslovaca, Bratislava, parques y cafés han sido inundados por el Danubio a pesar de que las barreras estaban diseñadas para aguantar lo peor. Las previsiones apuntan que las aguas alcanzarán el jueves el umbral de los 10 metros, un récord histórico.

En Budapest 1.200 personas están erigiendo digues con sacos de arena y las carreteras cerca del Danubio han sido cortadas. En la Isla Margarita los turistas han sido evacuados de los hoteles y los animales del zoo han sido trasladados a Budapest.

Las autoridades alemanas han ordenado la evacuación de numerosos hogares. Unas 30.000 personas tendrán que abandonar sus casas como medida de precaución ante la crecida del río oriental Saale, que nace en Baviera y desemboca en el Elba a la altura de la localidad de Barby, en Sajonia-Anhalt. Si bien ha dejado de llover en toda Alemania y no se esperan precipitaciones en los próximos días, los servicios de emergencia temen graves daños en el Este alemán. En la ciudad oriental de Halle, el Saale ha llegado a cotas que no se habían medido, según los medios locales, desde hace 400 años.

El ministro de Interior, el socialcristiano bávaro Hans-Peter Friedrich, admitió el miércoles “deficiencias” en las infraestructuras que deben evitar inundaciones. Ha enviado ya 5.600 soldados alemanes a pelear contra el agua. A estos militares de la Bundeswehr se les han sumado 40 soldados franceses y 400 neerlandeses. La canciller Angela Merkel prometió el martes 100 millones de euros para reparar los daños causados por las fuertes crecidas. El editorial de portada en el diario conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung calificaba el miércoles de “éxito” las medidas adoptadas por los sucesivos Gobiernos federales y regionales desde que la gran inundación de 2002 causó decenas de muertos. Esta vez se habla de tres muertes en Baden-Württemberg, que no está entre las regiones más afectadas por las crecidas.

Las medidas de emergencia del miércoles se están desarrollando bajo el sol y con temperaturas primaverales. Esto las facilita, pero también ha disparado algunas alarmas por posibles plagas de mosquitos y otros animales perniciosos. Dependerá de cómo sigan las temperaturas. La agencia de noticias France Press ha informado de que Alemania no ha solicitado ayudas económicas de la Unión Europea para luchar contra el agua. La comisaria de Ayuda Humanitaria y Asistencia en las Crisis, Kristalina Georgieva, dijo el miércoles que Europa está dispuesta a ayudar en cualquier momento, tanto en Alemania como en Austria y República Checa, donde han muerto diez personas desde que comenzaron las inundaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >