Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capriles le pide a Colombia que no deje sola a Venezuela

El líder de la oposición de Venezuela se reúne con el presidente Santos y el Congreso

Capriles y Santos, en Bogotá.
Capriles y Santos, en Bogotá. REUTERS

El excandidato presidencial de Venezuela, Henrique Capriles, ha subrayado este miércoles que mantiene una ofensiva en la que irá “por todos los países del continente” para ratificar su denuncia de que hubo fraude en las pasadas elecciones venezolanas y mostrar los atropellos que viene siendo víctima la oposición en su país. En su intervención ante el Congreso de Colombia y en su reunión privada con el presidente Juan Manuel Santos, el opositor pidió: “No dejen a Venezuela sola porque allá ocurren muchas cosas y nosotros estamos dando nuestra lucha allí, pero es muy importante el acompañamiento de nuestros hermanos”.

En una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por dos diputados que fueron agredidos en un pleno de la Asamblea Nacional, además de los presidentes del Senado de Colombia, Roy Barreras, y el de la Cámara, Augusto Posada, Capriles aseguró que las garantías para el ejercicio de la oposición y el derecho a la libre información están siendo restringidas por el actual Ejecutivo de Nicolás Maduro.

“El Gobierno está comprando medios de comunicación privados para que en Venezuela se escuche sólo una voz. En Venezuela nadie sabría que estoy en Colombia, si no es porque los medios colombianos lo están informando”, explicó el gobernador del Estado de Miranda, a lo que agregó que los condicionamientos que está sufriendo la oposición no deben ser permitidos en ninguna democracia.

Durante su visita al Congreso, el líder opositor hizo un llamado a los colombianos a acompañar a Venezuela en la actual crisis ya que la situación de las instituciones venezolanas lo obligan a “prender las alarmas” en los organismos internacionales.

El miércoles temprano, el presidente Juan Manuel Santos mantuvo una reunión privada con Capriles en la Casa de Nariño que se extendió por más de una hora. Aunque no ofrecieron declaraciones tras el encuentro, trascendió que Santos prefirió abstenerse de hacer comentarios sobre algunos de los temas que expuso el excandidato presidencial. Solo se registró el encuentro con la publicación de una foto en la página de la presidencia, donde se estrechan las manos.

A pesar del silencio de Santos sobre la situación política de Venezuela -que tiene relación directa con el hecho de que ese país es, junto con Chile, observador del proceso de paz con la guerrilla de las FARC en La Habana, según medios nacionales Capriles sí le habría hablado a Santos sobre la paz y su relación con Venezuela, ya que para la oposición de ese país, esta solo sería sostenible si existe una “verdadera democracia” en su país.

Capriles también habló con el mandatario colombiano sobre las relaciones bilaterales y el “incumplimiento” de la propuesta del recuento de votos tras las presidenciales que dieron como ganador a Nicolás Maduro por un pequeño margen, y que fue respaldada por Unasur. Más tarde, en la rueda de prensa, insistió en el tema y calificó el actual conteo como una “farsa”.

Capriles, que llegó el martes en la noche a Bogotá, también se reunió brevemente con el precandidato uribista a la presidencia, Oscar Iván Zuluaga, quien expreso su solidaridad "para que el vecino país recupere su democracia", según informó su página web. El expresidente Álvaro Uribe –con quien Capriles negó cualquier reunión en Colombia– apoyó abiertamente su candidatura y ha sido fuertemente atacado por Maduro, quien lo acusó a inicios de mayo de estar detrás de un plan para asesinarlo y del crimen del periodista Jhonny González. Santos respondió que su Gobierno solo se pronunciaría por los canales diplomáticos, después de que se armara una tormenta política ante la falta de una declaración oficial.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó tras la llegada de Capriles a Colombia que dirigentes de la oposición viajaban a “contratar sicarios” y a “sabotear la economía”. “Hay gente de la derecha venezolana viajando a países de América Latina y Estados Unidos para sabotear a la economía, abastecimiento, para contratar sicarios que vengan a matar en ciudades principales”, fueron las palabras del líder mandatario chavista.

El Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, también criticó la visita de Capriles a Bogotá y escribió en su cuenta de Twitter que Santos “le pone una bomba” a las relaciones entre los dos países. “Tanto que nuestro Comandante Eterno le dijo a Santos que evitara descarrilar el tren de las buenas relaciones, ahora Santos le pone un bomba”, dice uno de sus tuits. El canciller venezolano advirtió de que "evaluará seguir siendo parte de los acuerdos de paz en Colombia". El líder opositor tiene previsto reunirse este jueves con la colonia venezolana que vive en Bogotá.

Venezuela amenaza con salir del proceso de paz de las FARC

Al Gobierno venezolano no le gustó nada la reunión del presidente Santos con Henrique Capriles. Primero reaccionó el número dos del Ejecutivo, Diosdado Cabello, quien dijo que el gesto del mandatario colombiano era "una agresión" al pueblo de Venezuela. "Santos ha puesto una bomba de tiempo en las relaciones bilaterales al reunirse con un fascista y asesino", agregó, en referencia al líder de la oposición.

Más tarde tomó la palabra el canciller Elías Jaua, quien fue más allá. El Gobierno de Nicolás Maduro "evaluará seguir siendo parte de los acuerdos de paz en Colombia". A su juicio, el jefe de Estado colombiano ha recibido a una persona "que desconoce las instituciones venezolanas".

Las palabras de la cancillería no son poca cosa. Hace un par de semanas, en una entrevista con el diario El Espectador, los negociadores de la guerrilla de las FARC, Pablo Catatumbo, Iván Márquez, Jesús Sántrich y Marco Calarcá reconocieron las gestiones del fallecido Hugo Chávez para que se concretaran las reuniones con el gobierno colombiano en La Habana. "Chávez aclimató con paciencia y sabiduría la necesaria confianza en una salida negociada. Todos los primeros pasos se dieron en Colombia con su ayuda", explicaron.

Por esa razón Cabello pedía a Bogotá "un poquito de consideración por quienes han hecho tanto por la paz". El presidente del Parlamento venezolano agregó: "Desde el Poder Legislativo rechazamos contundentemente esa reunión, porque se trata de una conspiración contra Venezuela que encuentra en territorio colombiano y en el Gobierno colombiano apoyo. Entendemos que es un plan de la derecha internacional donde el presidente Santos es parte activa”.

Las relaciones con Colombia habían mejorado mucho desde 2010 con la salida de Álvaro Uribe, aunque el intercambio comercial nunca alcanzó las cifras logradas antes del bombardeo al campamento de Raúl Reyes en 2009, que provocó el cierre de la frontera común y la reducción de las relaciones bilaterales al mínimo.

Más información