Atentado en la capital británica

Londres investigará los errores de los servicios secretos

La policía no consideró sospechosos a los dos jóvenes y descartó vigilarlos

Manifestación de islamistas en Londres en 2007. 'The Guardian' identifica al hombre en primer plano como Michael Adebolajo.
Manifestación de islamistas en Londres en 2007. 'The Guardian' identifica al hombre en primer plano como Michael Adebolajo.K.Wigglesworth (AP)

El Gobierno británico ha defendido a sus servicios secretos, pero ha aceptado abrir una investigación sobre su seguimiento de Michael Adebolajo y Michael Adebowale, los dos islamistas acusados del asesinato a machetazos del soldado Lee Rigby el miércoles en Woolwich, al sudeste de Londres. La investigación, apuntada por el primer ministro David Cameron el jueves y confirmada este viernes por uno de sus ministros, no empezará hasta que hayan acabado las pesquisas sobre el ataque de Woolwich.

Defensa ha confirmado que los dos jóvenes, británicos de origen nigeriano, estaban en el radar de los servicios secretos pero no fueron sometidos a vigilancia porque no eran considerados peligrosos. Eso contrasta con las revelaciones de que Adebolajo participó en una manifestación violenta ante los juzgados en la comparecencia de un islamista acusado de incitación al odio racial y la violencia en 2006 y era asistente regular a los actos de un grupo islamista ahora prohibido, Al Muyahidin. Los servicios secretos conocían sus actividades e ideas radicales desde hace ocho años.

El ministro de Comunidades, Erick Pickle, confirmó en la BBC que Cameron “quiere saber qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal”. “Pero tenemos que ser realistas: una sociedad libre siempre es vulnerable”, advirtió. Miles de islamistas expresan sus ideas radicales y cientos de ellos son investigados cada año.

El clima de máxima alerta empuja a desviar un vuelo y cortar una autovía

Otro debate político que ha resucitado ahora es el de la ley que preparaba el Gobierno para obligar a los proveedores de Internet a almacenar los datos sobre las páginas visitadas, correos electrónicos, llamadas de móviles y mensajes en redes sociales y en Skype. La información debía incluir la fecha, duración y receptor, pero no el contenido.

El proyecto fue aparcado hace unas semanas debido a la oposición de los liberales-demócratas, socios de coalición de los conservadores. Pero desde el asesinato de Woolwich han arreciado las presiones a favor de una ley de ese tipo y, según el diario The Independent, la ministra del Interior, Theresa May, confía en poder recuperar el proyecto, que es una iniciativa suya que tenía el pleno respaldo de Cameron.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Hoy se difundieron imágenes de los disparos de la policía a los dos presuntos asesinos. Las imágenes vienen a confirmar que al menos uno de ellos, Adebolajo, se precipitó hacia los policías como buscando su inmolación. Adebowale da la impresión de intentar huir. Los dos siguen siendo atendidos en distintos hospitales de las heridas que sufrieron y aún no han sido interrogados por la policía.

A primera hora de la tarde se dispararon las alarmas al saberse que un caza de la RAF tuvo que escoltar a un avión paquistaní que iba a Manchester y fue desviado a Stansted por un incidente que luego se aseguró que no tenía conexiones terroristas.

Asimismo, la policía británica cerró hoy en ambos sentidos una de las autopistas más transitadas del país por un incidente en el que se vio envuelto un vehículo sospechoso, informa Reuters. “Estamos ocupándonos de un incidente considerable”, informó un portavoz de la policía de Warwickshire tras el cierre parcial de la M6, la espina dorsal del sistema de circulación viario británico.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS