Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Turquía acuerdan una estrategia para poner fin a la guerra siria

Barack Obama y Recep Tayyip Erdogán están intercambiando datos con otros Gobiernos sobre el uso de armas químicas en el país asiático

El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro turco, Recep Erdogan, en la rueda de prensa en la Casa Blanca.
El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro turco, Recep Erdogan, en la rueda de prensa en la Casa Blanca. AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogán, acordaron este jueves una estrategia conjunta para poner fin a la guerra en Siria que incluye la salida del poder del actual líder de ese país, Bachir al Asad. Obama y Erdogán han anunciado también que sus Gobiernos y otros están intercambiando datos sobre el uso de armas químicas en Siria que serán presentados en su momento ante la comunidad internacional para robustecer el caso contra el régimen de Damasco.

En una conferencia de prensa conjunta, Obama ha sostenido que, actualmente, su prioridad es la de trabajar con Turquía y otros aliados con el fin de “preparar una transición hacia un Gobierno representativo”, pero ha recordado que siguen sobre la mesa “otras alternativas diplomáticas y militares”.

Obama ha recordado que siguen sobre la mesa “otras alternativas diplomáticas y militares" para actuar en Siria

Obama y Erdogán han expresado confianza en los resultados de la conferencia sobre Siria que se celebrará el mes próximo en Ginebra y en la que participará Rusia, que todavía defiende la legitimidad de Asad. Ambos han coincidido en que el objetivo de esa conferencia y de su actividad diplomática actual es el de, como dijo el primer ministro turco, “sustituir el actual Gobierno totalitario por un Gobierno democrático”.

El presidente norteamericano ha admitido que no existe una fecha límite para conseguirlo, aunque manifestó que “cuanto antes mejor”. En cuanto al modo, Obama ha dicho que “no existe una receta mágica para conseguirlo. Tanto él como Erdogán han insistido en que lo más importante en este momento es “fortalecer políticamente a los grupos de oposición” para evitar un caos tras la caída de Asad, y los dos se comprometieron a crear una presión internacional suficiente como para que el dictador sirio se vea forzado a abandonar. En ese sentido, Erdogán ha valorado como “muy importante” la posición de Rusia y de China.

Turquía se ha convertido en una aliado imprescindible para Estados Unidos, el segundo más importante, después de Israel, de cara a su política en Oriente Próximo. Siempre lo ha sido desde que Obama llegó a la Casa Blanca. Hay que recordar que fue ante el Parlamento turco en Ankara, antes aún de su célebre discurso de El Cairo, donde el presidente norteamericano habló por primera vez de una nueva era de entendimiento con los musulmanes.

Obama y Erdogán han insistido en que lo más importante en este momento es “fortalecer políticamente a los grupos de oposición” para evitar un caos tras la caída de Asad

El papel de Turquía creció aún más tras el estallido de la primavera árabe y, sobre todo, después de la caída de Hosni Mubarak y de la llegada al poder en Egipto –el tradicional principal aliado de Washington en el mundo árabe- de un Gobierno de ideología islámica.

Obama siempre ha enseñado al modelo turco, con un Gobierno también islámico, como un espejo en el que debe mirarse el presidente egipcio, Mohamed Morsi, y otros gobernantes árabes que tratan de reconciliar la democratización que exigen los ciudadanos y los tiempos con la influencia que la religión sigue teniendo en los países musulmanes.

Turquía es, por tanto, ahora una pieza fundamental en el nuevo orden que EE UU trata de construir en esa parte del mundo. Erdogán ha recibido en Washington el tratamiento que se reserva para los visitantes más ilustres, incluidas cena y rueda de prensa en el Rose Garden de la Casa Blanca. Obama menciona frecuentemente al primer ministro turco en la lista de sus más próximos amigos en el mundo, y es raro el mes que pasa en que ambos no conversan por teléfono. La intervención de Obama fue decisiva el mes pasado para conseguir la reconciliación entre Turquía e Israel, cuyas relaciones quedaron congeladas como consecuencia del episodio de la flotilla de Gaza, en 2010. El presidente norteamericano peleó intensamente por esa normalización, que resulta vital de cara a su estrategia internacional.

Obama siempre ha enseñado al modelo turco, con un Gobierno también islámico, como un espejo en el que debe mirarse el presidente egipcio, Mohamed Morsi, y otros gobernantes árabes que tratan de reconciliar la democratización que exigen los ciudadanos y los tiempos con la influencia que la religión sigue teniendo en los países musulmanes

Además de su función estratégica como miembro de la OTAN, entre los intereses que Turquía comparte con EE UU en estos momentos, están prácticamente todos los que afectan a la seguridad de Oriente Próximo, los Balcanes y Asia Central y la estabilidad en el mundo árabe e islámico, incluidos el futuro de Afganistán y la solución al problema de la nuclearización de Irán. Turquía, con vocación de gran potencia y una historia de presencia imperial en el área, cree que este es el momento adecuado de recuperar una influencia que desapareció durante muchas décadas. EE UU, que carece hoy de un aliado fiable en la región –fuera del pequeño reino de Jordania- necesita a Turquía para ganar credibilidad y acceso a un conjunto de países en los que su protagonismo es declinante.

Esa alianza se hace imperiosamente necesaria ahora con motivo de la guerra civil en Siria, país con el Turquía tiene frontera y en cuyo futuro está llamado a jugar un papel relevante. Erdogán ha sido el gobernante mundial que con más insistencia ha denunciado las atrocidades ocurridas en Siria y el que se encuentra en primer plano frente a la crisis de refugiados que ese conflicto ha provocado. Obama ha dicho este jueves que el mundo tiene que ayudar a Turquía a compartir el peso que supone la ayuda y protección de esos refugiados.

En su encuentro, Obama y Erdogan han acorrado también extender esa alianza al campo de la cooperación para el desarrollo económico y la inversión en Turquía.

Más información