Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espionaje a la agencia AP suma un escándalo más contra Obama

Cerca de un tercio de los comités del Congreso de EEUU investigan actuaciones de la Administración demócrata

Sin duda no es esta la mejor semana del presidente y acaba de comenzar. A las audiencias en el Congreso sobre el atentado de Bengasi se unió el escándalo del escrutinio a grupos políticos conservadores por parte de Hacienda (léase Tea Party y asociados) y ahora el espionaje telefónico de la agencia de noticias Associated Press. Todo lo anterior sin mencionar la detención y expulsión de Rusia de un supuesto espía norteamericano que se dedicaba a reclutar los servicios para Washington de un agente ruso.

En su persecución de las filtraciones como ninguna otra Administración lo había hecho antes, el departamento de Justicia recopiló de forma secreta los registros de al menos 20 líneas telefónicas de periodistas de la agencia de noticias Associated Press durante los meses de abril y mayo de 2012, incluido el teléfono fijo que la organización tiene en la sala de prensa de la Cámara de Representantes en el Capitolio, según ha informado la propia AP.

El presidente de la agencia, Gary Pruitt, en una airada respuesta en forma de carta enviada el lunes por la noche al fiscal general de EEUU, Eric Holder, calificó lo sucedido como “una intromisión masiva y sin precedentes” en el trabajo de los periodistas. “No hay justificación posible para una recolección tan amplia de las comunicaciones de AP y sus reporteros”, afirmó Pruitt.

La incautación de los registros –de la que no se avisó y que se efectuó en algún momento de este año- formaría parte de una investigación criminal llevada a cabo por el Departamento de Justicia para descubrir la posible fuente dentro de la Administración de Barack Obama que filtró actividades antiterroristas del Pentágono en Yemen.

A las audiencias en el Congreso sobre el atentado de Bengasi se unió el escándalo del escrutinio a grupos políticos conservadores por parte de Hacienda (léase Tea Party y asociados) y ahora el espionaje telefónico de la agencia de noticias Associated Press

En una noticia que conmocionó a los medios de comunicación y evocó al malogrado Richard Nixon, AP comunicó el lunes por la noche que el Departamento de Justicia le informó el pasado viernes que investigadores federales habían obtenido los registros de las llamadas salientes –no está claro si también los números entrantes y la duración de las llamadas- de al menos 20 líneas de sus oficinas de Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut), así como teléfonos móviles y números privados de los hogares de algunos periodistas.

“Estos registros potencialmente revelan comunicaciones con fuentes confidenciales en todas las actividades noticiosas de AP durante un período de dos meses, ofrecen un vistazo a las operaciones de recopilación de información de AP y revelan información sobre las actividades y operaciones de la AP que el gobierno no tiene derecho a conocer", expresó Pruitt.

Tanto el portavoz de Barack Obama, Jay Carney, como el propio fiscal general, Eric Holder, han sido hoy bombardeados con preguntas a este respecto por los reporteros. Carney, como antiguo periodista que es, dijo entender la preocupación que existía pero se refugió en que el presidente no se involucra en las investigaciones criminales que efectúa Justicia. Aunque fue tan insistente y repetitiva su siempre misma respuesta que llevó a la conclusión negativa por parte de la prensa reunida en la sala de la Casa Blanca de que el mandatario parece no conocer nada que suceda más allá de los muros de su residencia (la misma respuesta valió para el escándalo de Hacienda).

Holder ha justificado que la filtración que se investigaba estaba entre “las tres más importantes” que han puesto en peligro la vida de norteaemericanos

Holder fue más concreto pero no lo suficiente como para despejar interrogantes que colocan en una pésima situación a la Casa Blanca –con un tercio de las comités del Congreso investigando actuaciones de la Administración Obama-. El fiscal general ha expresado su preocupación sobre por qué no se había solicitado a AP que cooperase en la investigación y voluntariamente entregasen esos registros, algo que ha sucedido en otras ocasiones. Holder ha justificado que la filtración que se investigaba estaba entre “las tres más importantes” que han puesto en peligro la vida de norteaemericanos. También ha dicho que él se recusó en ese caso, por lo que su firma no está en esa investigación.

A AP no se le ha informado de la razón concreta por la que el departamento de Justicia se ha incautado de esos registros telefónicos pero todo indica que se trata de la filtración que hace un año sacó a la luz cómo la CIA había abortado un atentado en un avión que viajaba de Yemen a EEUU. Entre los números telefónicos obtenidos por el Gobierno están los de cinco reporteros y un editor vinculados con la noticia del 7 de mayo de 2012 que informaba del ataque frustrado.

El año pasado en junio, Holder anunciaba dos investigaciones especiales sobre dos casos de filtraciones en medio de una petición del Congreso para que se acabara con ellas (guerra cibernética contra Irán; la caza y captura de Osama Bin Laden; cómo se configuraba la lista de los terroristas que debían de ser eliminados…) Entonces, los republicanos acusaron a la Casa Blanca de filtrar esas informaciones en un intento de engrandecer a Obama a los ojos de la opinión pública en plena –y reñida- lucha por la Casa Blanca. También dijeron que Holder estaba siendo muy flojo y que se había quedado corto. Hoy, algunos de esos mismos republicanos acusaban a la Casa Blanca de haber ido “demasiado lejos”. Y la semana solo acaba de empezar en Washington.