Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es un triple error pensar que la reforma migratoria es asunto interno de EE UU”

Analistas mexicanos revisan la postura de Peña Nieto respecto al debate migratorio expresada en la visita de Obama

Obama y Peña Nieto, en el Palacio Nacional.
Obama y Peña Nieto, en el Palacio Nacional. EFE

En su conferencia conjunta con Barack Obama, el presidente de México, Enrique Peña Nieto ha dicho que “México entiende la reforma migratoria como un asunto interno de EE UU”. Actualmente EE UU está trabajando en un cambio de la ley de inmigración con la aspiración de regularizar millones de indocumentados, el 60% de ellos de origen mexicano. El propio Barack Obama manifestó el martes pasado su interés en que la reforma se concrete: “Sería un logro histórico”, dijo. En ese contexto, Peña Nieto ha optado por mostrar este jueves una actitud de distancia en un asunto que en la práctica afecta de manera indesligable a ambos país. EL PAÍS ha consultado a expertos en la materia su opinión sobre la actitud de Peña Nieto.

Jorge G. Castañeda, excanciller mexicano y académico. “Es un error, una afirmación totalmente errónea. Factual, política y éticamente errónea. Factualmente porque Estados Unidos ha tenido acuerdos migratorios con muchos países, incluido por supuesto México. Políticamente porque es imposible lograr una reforma migratoria sin la cooperación de países como México. Y éticamente porque México tiene que defender a sus gentes buscando la mejor salida para ellos. En muchas otras cosas estoy de acuerdo con Enrique Peña Nieto, en esta no”.

Mauricio Meschoulam, investigador en política internacional de la Universidad Iberoamericana. “Para EE UU el tema migratorio es un tema de política doméstica. El hecho de que Peña Nieto se haga eco de esta concepción refleja su cautela. Intenta no entrometerse en un debate sumamente complejo en un momento sumamente complicado. Hay condiciones favorables para la reforma migratoria, pero una declaración impertinente de Peña Nieto en cualquier sentido podría ser utilizada en EE UU como una intromisión del presidente mexicano en asuntos internos de EE UU. Aunque, por supuesto, la migración es un tema transnacional, de interdependencia compleja: existen factores de atracción y de expulsión, y hay que atender a ambos factores. Con una muralla no se cura el problema de la migración”.

Alejandra Castañeda, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte. “La declaración de Peña Nieto tiene mucho sentido porque tradicionalmente el PRI ha seguido la doctrina diplomática de no interferir en asuntos de otros países, y la legislación es un tema interno. De todos modos, creo que el Gobierno de México debería expresar una opinión sobre lo que querríamos nosotros como país de emigrantes. El problema también es que si México pidiese una política más de puertas abiertas debería de hacer lo mismo, y el hecho es que un migrante centroamericano que pasa por México es tratado como un criminal”.