Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas del sur denuncian la “dictadura de la austeridad”

Los líderes de la izquierda europea alertan en Lisboa del fin de la idea de la UE

Los líderes socialistas de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, Portugal, António José Seguro y Francia, Harlem Désir, hoy en Lisboa.
Los líderes socialistas de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, Portugal, António José Seguro y Francia, Harlem Désir, hoy en Lisboa. EFE

En Lisboa, en un país intervenido, visitado regularmente por la troika y objeto de una política férrea de recortes y ajustes que dura más de dos años, los socialistas españoles, portugueses y franceses se han conjurado para tratar de dar la vuelta al “austericidio impuesto por la Europa conservadora”. El secretario general del Partido Socialista portugués (PS), António José Seguro; el primer secretario del Partido Socialista francés (PS), Harlem Désir; y el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, han alertado este viernes, tras reunirse en la capital portuguesa, del peligro que acarrea la austeridad a ultranza no solo para la economía europea sino también para la política social y para la creciente desafección de los ciudadanos hacia la Unión Europea.

“Primero había euroescépticos, luego eurotemor y ahora empieza a haber euroindignación”, resumió Rubalcaba.

También, los tres, advirtieron del creciente abismo que separa a los países del Norte y del Sur de Europa, lo que, además de inestabilidad en la zona, puede acabar con la idea misma de una Europa unida con una misma moneda compartida.

Los tres dirigentes viven realidades políticas internas diferentes: Désir pertenece al partido que gobierna el país con cómoda mayoría; Seguro, quien poco a poco se consolida como líder de un socialismo portugués en la oposición pero en primer lugar en todos los sondeos; por su parte, Rubalcaba, también en la oposición, no acaba de lograr que el PSOE recoja los apoyos que el PP pierde. Pero más allá de sus diferencias nacionales, los tres coincidieron en una cosa, en pedir el “basta ya” a la política de ajustes y de recortes que los conservadores actualmente en el poder, según especificaron, aplican sin descanso en Europa y en exigir un recambio por otra que “reactive la economía y comience a crear empleo”. Los tres coincidieron también en señalar el desempleo como el primer problema del continente.

Rubalcaba aseguró que Portugal “ha hecho todo lo que le han pedido, se ha aplicado, ha sido un buen alumno, y ahora es el ejemplo perfecto de cómo la austeridad compulsiva que le han recetado no funciona”. Désir añadió que Francia “no aplica políticas de austeridad en este momento”, que Europa debe “renegociar con los países endeudados a fin de darles más aliento para que puedan salir de la crisis sin tanto esfuerzo”, que se están creando tensiones entre el norte y el sur y que los problemas sociales que viven algunos países pueden crecer hasta convertirse en una auténtica revuelta si no se pone freno a los ajustes permanentes y a la pérdida de derechos.

Por su parte, Seguro está convencido de que es necesario crear estos frentes comunes para oponerse con efectividad en Europa a lo que él denomina “la dictadura de la austeridad”. Y aclaró que los tres líderes, en común o en separado, trabajarán para buscar más aliados: “Pero que quede claro que esto no es un combate geográfico sino político o ideológico”.

Désir lamentó, sobre todo, la pérdida de impulso europeo: “Debemos volver a creer en Europa. Veo con pena que en España y Portugal, cuyos ciudadanos han sido fervientes defensores de lo europeo, crece el euroescepticismo debido a que algo se está haciendo mal”.