“La tranquila ciudad de Cambridge hoy es una batalla campal”

Lectores de EL PAÍS residentes en Boston cuentan lo que están viviendo ¿Estás en Boston? Cuéntanos lo que ocurre allí en participacion@elpais.es

Una mujer mira por la ventana de su casa durante la busqueda policial
Una mujer mira por la ventana de su casa durante la busqueda policialCHARLES KRUPA (AP)

Lectores de EL PAÍS residentes en Boston se han puesto en contacto con el periódico a través de las redes sociales para aportar su testimonio de lo que está ocurriendo en Watertown, la ciudad de 39.000 habitantes donde la policía lleva varias horas jugando al ratón y el gato con dos sospechosos del atentado del pasado martes en el Maratón de Boston. Según las informaciones que van llegando, el despliegue policial se ha saldado por el momento con la muerte de una de las personas que podrían haber perpetrado el ataque y que estaría relacionada con el tiroteo en el campus del MIT (Instituto de Tecnológico de Massachusetts) en el que ha fallecido un agente de seguridad.

“Nunca había vivido algo así”, asegura Blas Laguna, que dice llevar dos años trabajando en Boston. “La policía me ha retenido durante cuatro horas por ser moreno con el pelo rizado”, afirma. “Me han dejado llamar al consulado español sin recibir respuesta porque estaba cerrado”.

Jesica Cervilla, que vive muy cerca del MIT, relata la tensión que han vivido los vecinos a lo largo de la noche y da gracias de que por fin se haya hecho de día. “No han parado de escucharse sirenas de coches de policía y explosiones sobre la una de la madrugada. Se comenta que la policía utilizó granadas”. Esta estudiante de Harvard –universidad con casi 20.000 alumnos– también remite una carta enviada por la institución en la que explica a sus alumnos que hoy no se impartirán clases. "La situación es muy tensa, sirenas de policía, no hay coches en la calle, todos los negocios están cerrados, no hay transporte público... la tranquila ciudad de Cambridge hoy es una batalla campal".

La zona donde se desarrolla la operación policial parece un pueblo fantasma. Cristina Roversi escribe desde el mismo Cambridge: “Las calles están poco transitadas, el metro parado y los autobuses también. Hemos recibimos una llamada de alerta para informar de lo sucedido y se nos ha pedido que no salgamos de nuestras casas y que si vemos algo sospechosos por los alrededores llamemos de inmediato al 911”.

Karla Novoa cuenta en un correo electrónico cómo se ve todo desde el barrio de Brookline, cerca de Cambridge y Watertown. “El pueblo de Watertown está cerrado totalmente. Nadie entra ni sale. Han cerrado oficinas, escuelas, museos y restaurantes y el transporte público se ha suspendido para evitar que el terrorista pueda moverse por la ciudad”, explica expresando un sentimiento que se puede atribuir a todos los vecinos: “Es como una película de acción”.

Comunicado de la Universidad de Harvard

Dear Harvard community members:

I trust that you have already received a Harvard Alert informing you that the University is closed due to the ongoing public safety situation in our area.

Law enforcement officials are searching a wide area not far from the Cambridge/Allston campus for an armed and dangerous suspect who they believe participated in the bombings at the Boston Marathon on Monday. Public transportation across Greater Boston has been suspended.

In consideration of the manhunt that is underway, we are asking members of the Harvard community to remain home from work and classes today. For personnel whose duties include health, safety or other critical operations, we ask that you check in with your supervisors to ensure that those functions can continue.

Similarly, the Harvard University Police Department is advising community members to stay indoors while the search for the suspect continues.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS