Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia destrozada por las bombas

Martin Richard, de ocho años, murió, y su madre y su hermana fueron gravemente heridas

Krystle Campbell, de 29 años, es otra de las tres víctimas mortales

La tercera víctima es una estudiante china de la Universidad de Boston

Un grupo de vecinos acude a rezar ante la casa de la familia Richard, en Dorchester, Boston.
Un grupo de vecinos acude a rezar ante la casa de la familia Richard, en Dorchester, Boston. AP

De las tres muertes provocadas hasta el momento por los atentados de este lunes en Boston, la que más ha conmocionado a las sociedad estadounidense es la de Martin Richard, un niño de ocho años. Martin acababa de abrazar a su padre, Bill, cuando este cruzó la línea de meta del maratón de la ciudad. Después de felicitar al padre, el chico volvió junto a su madre, Denise, y su hermana, de seis años, que estaban junto a la línea de meta. En ese momento, la bomba explotó

Martin murió y su madre y su hermana resultaron gravemente heridas. Según la CNN, la madre tuvo que ser intervenida de urgencia por daños cerebrales, mientras que la hermana ha perdido una pierna.

La casa de la familia Richards, en el barrio de Dorchester, se ha convertido en una especie de lugar de peregrinaje para los vecinos, que han depositado flores, velas, dibujos y mensajes, según el diario The Boston Globe. El padre, Bill Richards, es un dirigente vecinal en el barrio y, por tanto, muy conocido en Dorchester, un vecindario de clase trabajadora.

El niño Martin Richard, en una foto aportada por su padre. ampliar foto
El niño Martin Richard, en una foto aportada por su padre. AP

"Todo Dorchester está destrozado. Todo el mundo está destrozado", dijo a Reuters Jane Sherman, que vive puerta con puerta con los Richards. "No sé si hay algo que pueda decir."

Los familiares de Krystle Campbell, una joven de 29 años de Medford, una localidad del propio Estado de Massachussets, han confirmado a distintos medios que es una de las tres víctimas mortales. Esta información no ha sido confirmada por las autoridades, que tampoco han difundido la identidad del tercer fallecido por los ataques.

La tercera víctima es una estudiante china, según informó el consulado chino en Nueva York, sin facilitar el nombre. La mujer estudiaba en la Universidad de Boston.

El atentado deja otras decenas de historias trágicas entre los más de 180 heridos por las dos explosiones que tuvieron lugar casi simultáneamente junto a la línea de meta del maratón de la ciudad. Al menos 89 ya han recibido el alta médico.

Un niño de dos años estaba siendo tratado en el Hospital Infantil de Boston por heridas en la cabeza, según fuentes hospitalarias. "La gran mayoría de las lesiones han sido en las extremidades inferiores, incluyendo víctimas que tenían parte de sus piernas seccionadas", dijo la doctora Tracey Dechert, una cirujana del Boston Medical Center que trató a 23 personas y amputado algún miembro a cinco de ellos.

Más información