Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico reportaje encubierto de la BBC en Corea del Norte

Tres reporteros lo filmaron haciéndose pasar por estudiantes de la London School of Economics

La LSE reclama a la BBC que retire el programa y se disculpe

Parejas norcoreanas bailan el pasado 11 de abril para celebrar el primer aniversario del líder Kim Jong-Un.
Parejas norcoreanas bailan el pasado 11 de abril para celebrar el primer aniversario del líder Kim Jong-Un.

La BBC y la London School of Economics (LSE) se han enzarzado en una agria polémica después de que la corporación se ratificara en su decisión de emitir este lunes un reportaje filmado de forma encubierta aprovechando un viaje organizado por la escuela a Corea del Norte. La LSE cree que la BBC ha puesto en peligro la seguridad de los alumnos al empotrar entre ellos a tres reporteros y ha exigido a la corporación que no emita el programa y que se disculpe. La BBC, sin embargo, ha replicado que los estudiantes sabían desde antes de viajar a Corea del Norte que entre ellos había un periodista y que si no explicó que en realidad había tres personas trabajando de forma encubierta era para su propia seguridad en el caso de que las autoridades norcoreanas hubieran descubierto la artimaña.

El viaje se realizó entre el 23 y el 30 de marzo pasado en nombre del Grimshaw Club, una sociedad de estudiantes de la LSE. Entre los viajeros se encontraba el periodista John Sweeney, del programa Panorama. Sweeney viajó en calidad de exlicenciado de la LSE, en la que se graduó en 1980, y declaró ante las autoridades fronterizas norcoreanas que viajaba en calidad de estudiante de doctorado en Historia. Le acompañaban, también de forma encubierta, Alexander Niakaris y Tomiko Sweeney.

El producto del viaje se emitirá este lunes en una edición de Panorama titulada de forma algo pomposa “North Korea Undercover”, que se puede traducir como Corea del Norte encubierta o en secreto o de forma clandestina. El presidente de la LSE, el estadounidense Craig Calhoun, más bien parece despreciar el valor periodístico del programa al escribir en Twitter: “La historia de la BBC ha puesto en peligro a estudiantes de la LSE pero parece que no ha encontrado información nueva y lo único que muestra es lo que Corea del Norte quiere que vean los turistas”.

“La LSE opina que los estudiantes no recibieron suficiente información para poder dar su pleno consentimiento, pero en cambio sí se les dio suficiente información para ponerles en serio peligro en el caso de que el subterfugio se hubiera descubierto antes de su salida de Corea del Norte”, subraya la escuela en una nota.

Un estudiante que estuvo en el viaje y que no se identifica declaró al diario universitario The Beaver: “Tomiko Sweeney nos dijo que habría un periodista. Nos dio a entender que el periodista no nos implicaría a nosotros en nada de lo que se publicara y que ella no era el periodista. Además, muchos de nosotros creíamos que el periodista solo iba a publicar un artículo escrito”.