El secretario general de la ONU pide a Obama mayor firmeza en la crisis siria

El presidente de EE UU advierte a Corea del Norte de que “dará los pasos que sean necesarios” para defender a su país y a sus aliados

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente de EE UU, Barack Obama, en la Casa Blanca.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente de EE UU, Barack Obama, en la Casa Blanca.MANDEL NGAN (AFP)

El enquistamiento de la guerra civil en Siria y la escalada en el discurso beligerante de Corea del Norte han centrado la reunión que este jueves han mantenido en la Casa Blanca el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Ban ha pedido al mandatario estadounidense que muestre una actitud “más firme” ante el régimen de Bachar el Asad.

“Le he pedido al presidente que demuestre y ejercite su liderazgo entre los miembros del Consejo de Seguridad”, ha explicado el secretario general de la ONU sobre su conversación com Obama acerca de la crisis siria. Ban ha descrito la situación que se vive en el país asiático como “extremadamente preocupante" y ha asegurado que "todos los dirigentes mundiales deberían adoptar un papel más relevante”. El secretario general se ha lamentado del rechazo del Gobierno de El Asad a permitir la entrada en Siria de un grupo de expertos para investigar el uso de armas químicas en los enfrentamientos entre los afines al régimen y la insurgencia.

La situación en Siria es extremadamente preocupante y todos los dirigentes mundiales deberían adoptar un papel más relevante" Ban Ki-moon

En la reunión con Ban, el presidente ha evitado pronunciarse a cerca de un mayor compromiso de EE UU en el conflicto y ha insistido en que la estadounidense es la nación que más ayuda humanitaria ha enviado a la zona. Obama sí ha reconocido que ambos dirigentes coinciden en que Siria atraviesa por un “momento muy crítico”.

Durante los dos años que ya dura la guerra civil en Siria, la Casa Blanca ha optado por afianzar la vía diplomática y ha rechazado una implicación militar directa en el conflicto. Esta estrategia ha sido duramente criticada, no sólo por varios políticos estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, que demandan del presidente una actitud más firme y efectiva para frenar una sangría que ya se ha cobrado 70.000 vidas, sino por parte de los países vecinos. El presidente se niega a armar a los rebeldes sirios ante el temor de que las armas acaben en manos de grupos extremistas, y, de momento, sólo ha aceptado enviar a la oposición a El Asad ayuda no letal -este mismo jueves se ha confirmado que la Administración Obama ha autorizado el envío de chalecos antibalas y gafas de visión nocturna-, si bien, son cada vez más las informaciones que aseguran que EE UU ofrece entrenamiento a los insurgentes en Jordania.

Durante los dos años que ya dura la guerra civil en Siria, la Casa Blanca ha optado por afianzar la vía diplomática y ha rechazado una implicación militar directa en el conflicto
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Más consistente se ha mostrado el presidente estadounidense a la hora de abordar la situación en Corea del Norte. Aunque Obama ha instado al Gobierno de Pyongyang a que “ponga fin a su retórica beligerante”, no ha dudado en advertir al régimen norcoreano de que adoptará "los pasos que sean necesarios” para proteger a EE UU y a sus aliados.

En las últimas semanas, Corea del Norte ha amenazado de manera insistente a su vecino del Sur y a Washington con lanzar sendos ataques nucleares contra ambos países. EE UU ha respondido a estos desafíos reforzando sus defensas en la zona y enviando a la región bombarderos B-2 y F-22. A lo largo de esta semana se ha advertido de un lanzamiento inminente de misiles por parte del Ejército norcoreano. Este jueves, The New York Times ha desvelado que el Pentágono tiene la certeza de que el país tiene la capacidad para fabricar misiles con carga nuclear.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS