Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos serbobosnios, condenados a 22 años de cárcel por limpieza étnica

Mico Stanisic y Stojan Zupljanin colaboraron para eliminar a croatas y musulmanes bosnios

Stanisic se entregó en 2005 al Tribunal y Zupljanin fue capturado en 2008 tras 13 años huido

Stojan Zupljanin (izquierda) y Mico Stanisic (segundo por la derecha), en el Tribunal Penal Internacional, este miércoles en La Haya (Holanda).
Stojan Zupljanin (izquierda) y Mico Stanisic (segundo por la derecha), en el Tribunal Penal Internacional, este miércoles en La Haya (Holanda). AFP

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado a 22 años de cárcel cada uno a Mico Stanisic y Stojan Zupljanin, exjefes policiales serbobosnios, por haber participado en la limpieza étnica de civiles bosnio musulmanes y croatas en 1992. Stanisic fue ministro de Interior de la República Srpska (entidad política serbia de Bosnia) durante la guerra de los Balcanes. Zupljanin era el jefe de la policía regional de Bania Luka, la capital administrativa. La fiscalía les acusó de haberse “consagrado a la eliminación de las comunidades no serbias de los territorios bosnios llamados a formar la Gran Serbia”.

En su fallo, los jueces han considerado “probados más allá de cualquier duda razonable, los hechos”, resumidos en 10 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad. Zupljanin, que negó con la cabeza ser culpable, se santiguó al escuchar que “no hizo cumplir la ley ni protegió a los civiles, como era su obligación”. Stanisic, exonerado del delito de exterminación, no mostró sus emociones.

Procesados juntos, ambos acusados han defendido su inocencia culpando de los crímenes a “las autoridades locales de las ciudades donde hubo delitos fuera de nuestro control”, en palabras de sus defensores. El detalle de las acusaciones describe persecuciones, asesinato, tortura, violaciones, pillaje y destrucción de pueblos, así como deportación forzosa de civiles no serbios.

Stanisic, en su día uno de los asesores más próximos al exlíder político serbobosnio Radovan Karadzic (juzgado a su vez por genocidio ante el propio TPIY), se entregó en marzo de 2005. En aquel momento, Belgrado quería demostrar que perseguía a todos los fugitivos serbios de la justicia internacional para apoyar su solicitud de acceso a la UE. Actualmente, el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, Karadzic mismo, y el serbocroata Goran Hadzic, están siendo juzgados en La Haya, sede del TPIY. Serbia, por su parte, espera convertirse en socio comunitario hacia 2015.

Zupljanin fue arrestado cerca de la capital serbia en 2008. Llevaba más de una década huyendo de la acusación de haber supervisado las operaciones de los campos de concentración abiertos al oeste de Bosnia. Allí fueron torturados y asesinados cientos de detenidos. Imputado por el TPIY en 2001, desapareció hasta que pudo ser detenido en 2008 cerca de Belgrado. Las sentencias han dado un respiro a la fiscalía del TPIY, que ha visto cómo los jueces de apelación ponían en libertad en los últimos meses a dos de los acusados más señalados: el exgeneral croata Ante Gotovina, y el antiguo guerrillero y político kosovar Hamus Haradinaj.