Cristina Fernández cuenta en Twitter su encuentro con el papa Francisco

La presidenta argentina describe el almuerzo que mantuvo con el pontífice, hasta ahora arzobispo de Buenos Aires

La presidenta argentina y el papa Francisco.
La presidenta argentina y el papa Francisco.AFP

“El lunes 18 llegué a Santa Marta, Vaticano. Me había invitado a almorzar el nuevo Papa. Un argentino en la silla de San Pedro”. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner relató este jueves a través de su cuenta en la red social Twitter el encuentro que mantuvo con el papa Francisco, horas antes de que este presidiera la ceremonia de inicio de pontificado en Roma el martes pasado. A través de unos 30 mensajes, la mandataria afirmó que en la reunión le invadió “una tranquilidad perfecta” y que en El Vaticano se sintió “por primera vez en ese lugar, más argentina que nunca”.

Fernández recordó también a su fallecido marido, el expresidente Néstor Kirchner (a quien en los mensajes se refiere exclusivamente como “él”), con quien acudió al Vaticano en 2005 a la ceremonia de inicio de pontificado de Benedicto XVI. “Cuánto tiempo, cuántas cosas. Otra vez en la plaza de San Pedro. Pero esta vez él no pudo”. La jefa de Estado argentina resaltó que el día en que el Papa fue elegido era día de Santa Cristina de Persia, patrona de los Imposibles e ironizó con que Clarín, el diario con el que mantiene una encarnizada pelea, titularía: “CFK le dijo al Papa que fue elegido gracias a ella”.

La presidenta describió que el Papa, que hasta el 13 de marzo había fungido como arzobispo de Buenos Aires, es “muy lector como todo jesuita” y que le regaló una rosa blanca como “símbolo de Santa Teresita”. En la charla, comenta, hablaron de “Malvinas, La Patria Grande, San Martín y Bolívar” y detalla que almorzaron y tomaron mate cocido por dos horas —“los saquitos los llevé yo”, afirma.

La cordialidad del encuentro contrasta con las diferencias que los Kirchner habían mantenido con el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio. El fallecido Néstor rompió con la radición de asistir cada 25 de mayo, fecha que marca uno de los hitos de la independencia del país, a la catedral de Buenos Aires para evitar encontrarse con el arzobispo. Con la presidenta mantuvo un encontronazo por la sanción de ley de matrimonio igualitario, que cuestionó duramente. Incluso el día de su elección, la Casa Rosada emitió un frío comunicado para felicitar al sacerdote.

Pero las diferencias, a juzgar por los tuits de Cristina Fernández, han quedado atrás. Al menos por el momento. En su relato, la presidenta cuenta que cuando regresó a su hotel y fue avisada de que le había llamado el párroco de El Calafate —en la Patagonia argentina y feudo del matrimonio Kirchner—. “Mi cura preferido”, escribe. El sacerdote le informó de que Santa Teresita del Niño Jesús (la misma cuya imagen le había regalado el Papa) es la patrona de Calafate, un dato que al parecer la presidenta desconocía. Cuenta también que la mañana romana en la que se reunió con el Papa era “lluviosa y ventosa”. Un “buen augurio. Ya saben que soy de las que creen en las señales”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS