Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama designa al primer hispano de su nuevo gabinete

Tom Pérez, de padres dominicanos, ha liderado la investigación del Departamento de Justicia contra el 'sheriff' Joe Arpaio

El presidente de EE UU, Barack Obama, presenta a su candidato a secretario de Trabajo, Tom Pérez.
El presidente de EE UU, Barack Obama, presenta a su candidato a secretario de Trabajo, Tom Pérez. AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha designado este lunes a Thomas E. Pérez como próximo secretario de Trabajo. Pérez, nacido en Buffalo, Nueva York e hijo de inmigrantes dominicanos, se convertirá, de ser aprobado por el Senado, en el primer hispano del segundo gabinete de Obama. En su intervención, el futuro responsable del Departamento de Trabajo -responsable de la demanda del Departamento de Estado contra el sheriff Joe Arpaio-, ha agradecido en español este nombramiento.

Pérez acusó al 'sheriff' Arpaio de violación de los derechos civiles y reincidencia en una “pauta sistemática de prácticas policiales discriminatorias en contra de los hispanos"

“Le agradezco la confianza que ha depositado en mí. Es un gran honor”, ha dicho un sonriente Pérez, tras ser presentado por el presidente. Obama ha ensalzado la trayectoria personal y profesional de Pérez, de quien ha destacado que es un ejemplo del sueño americano -”él nos recuerda que si estás dispuesto a trabajar duro puedes alcanzar el éxito en este país, no importa tu procedencia o cuál sea tu apellido”- y ha recordado los retos que se le presentan como secretario de Trabajo, entre ellos, la reforma migratoria. “Tenemos que trabajar muy duro para mejorar las condiciones salariales de los trabajadores”, ha recalcado también el presidente.

Pérez, de 51 años, ha sido, hasta ahora, el responsable de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, donde ha liderado la resistencia de la Administración Obama ante las iniciativas de determinados Estados por restringir el derecho a voto. En los últimos dos años, la División que dirige Pérez ha conseguido paralizar la entrada en vigor de este tipo de leyes en Carolina del Norte y Tejas.

Durante su etapa en el Departamento de Justicia, Pérez también ha dirigido 17 investigaciones sobre la conducta discriminatoria de distintos Departamentos de Policía y Oficinas del Sheriff, el período con más indagaciones de este tipo en los 54 años de historia de la División. Entre ellas destaca la que terminó con la demanda del Departamento de Justicia al polémico sheriff del condado de Maricopa, Joe Arpaio, al que Pérez acusó de violación de los derechos civiles y reincidencia en una “pauta sistemática de prácticas policiales discriminatorias en contra de los hispanos”.

Con el nombramiento de Pérez, el presidente responde a las demandas de la comunidad hispana y de otras minorías, cuyo apoyo fue determinante para su reelección, para que añada más diversidad étnica en su segundo Gabinete

El designado por Obama sustituirá en el cargo a Hilda Solis, la primera hispana en ocupar la jefatura del Departamento de Trabajo. Con el nombramiento de Pérez, el presidente responde a las demandas de la comunidad hispana y de otras minorías, cuyo apoyo fue determinante para su reelección, para que añada más diversidad étnica en su segundo Gabinete.

Además de por la comunidad latina, Pérez cuenta con el respaldo de los sindicatos y de los grupos de derechos civiles que en los últimos días, desde que sonó su nombre como posible candidato, han alabado su capacidad para el consenso y sus cualidades para el cargo. “El próximo secretario de Trabajo debe poseer un profundo conocimiento de los retos a los que se enfrentan tanto los empresarios como los trabajadores en el mercado laboral actual y debe ser capaz de labrar un consenso. El señor Pérez tiene la experiencia y las dotes de liderazgo que se requieren para ese puesto”, indicaba la nota que la Asociación Nacional de Electores Latinos (NALEO, en sus siglas en inglés) emitió la semana pasada.

Los senadores preguntarán a Pérez por el último informe del inspector general del Departamento de Justicia, en el que se acusa a la División de Derechos Civiles de “una profunda polarización política” entre los funcionarios más progresistas y los más conservadores

Pero la confirmación de Pérez en el Senado no se antoja sencilla. Pese a que Obama ha manifestado durante su presentación que espera que los senadores “no opongan demasiada resistencia” a su nominación, el senador republicano, Charles E. Grassley, ya ha advertido de que “deberá enfrentarse a preguntas muy duras” en el comité de la cámara Alta estadounidense. Los senadores preguntarán a Pérez por el último informe del inspector general del Departamento de Justicia, publicado la semana pasada, en el que se acusa a la División de Derechos Civiles de “una profunda polarización política” entre los funcionarios más progresistas y los más conservadores.

En ese informe, también se cuestiona el papel de Pérez en la decisión de la División de Derechos Civiles de cerrar en 2009 la investigación por intimidación abierta sobre varios integrantes del partido Los Nuevos Panteras Negras. Durante su testimonio ante el Comité de Asuntos Jurídicos del Senado en 2010, Pérez aseguró que la orden de no continuar con la investigación procedió de expertos legales y no de funcionarios del Departamento de Justicia.

El informe del inspector general concluye lo contrario. El senador Grassley asegura en su carta que Pérez no preparó de manera adecuada su declaración. Este lunes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ha desmentido en su rueda de prensa diaria, cualquier implicación de Pérez en esa decisión.