Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU aumenta sus defensas ante la amenaza de un ataque de Corea del Norte

El secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel, anuncia el despliegue de 14 interceptores de misiles en Alaska y la instalación de un radar en Japón

El secretario de Defensa, Chuck Hagel.
El secretario de Defensa, Chuck Hagel. AFP

El secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel, ha anunciado hoy en el Pentágono el despliegue de 14 interceptores de misiles en Alaska y la instalación de un radar en Japón, ante la retórica beligerante de Corea del Norte. “Vamos a fortalecer nuestras capacidades de defensa de misiles en varias formas, debido a las crecientes amenazas de Irán y Corea del Norte”, ha dicho Hagel en rueda de prensa.

El anuncio se produce en un momento de creciente tensión con Corea del Norte, que amenazó a principios de mes a Estados Unidos con “un ataque nuclear preventivo” poco antes de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara una batería de nuevas y contundentes sanciones contra el régimen de Kim Jong-un por su ensayo nuclear subterráneo del mes pasado. "Los regímenes marioneta de EEUU y Corea del Sur serán convertidos en un mar de fuego en un abrir y cerrar de ojos", en caso de estallar una contienda, según publicó Rodong, periódico oficial del partido único norcoreano.

“La razón por la que hacemos lo que hacemos”, ha explicado Hagel sobre la decisión tomada, “es para no arriesgarnos y estar preparados ante cualquier amenaza”, ha dicho el nuevo secretario de Defensa. Hagel ha declarado que los interceptores adicionales estarán operativos para finales de 2017, pero no ha mencionado cuando serán desplegados.

Los expertos afirman que Corea del Norte aún está lejos de poder atacar a Estados Unidos con un arma nuclear pese a décadas de trabajo para construir su capacidad nuclear. “Los estridentes pronunciamientos públicos de Corea del Norte hacen necesario que EE UU continúe sus pasos prudentes para derrotar cualquier futuro ataque nuclear o de misiles balísticos intercontinentales”, ha puntualizado James Miller, responsable de política del Departamento de Defensa. Miller ha añadido que el Pentágono estaba iniciando estudios de impacto medioambiental a instancias del Congreso para desplegar en tres lugares específicos más bases de interceptores para el caso de que sean necesarias.

Los 14 interceptores que planea desplegar Defensa se unirán a los 26 ya existentes en Fort Greely, Alaska. Su colocación reforzará la capacidad del sistema para interceptar misiles de largo alcance en vuelo que podrían alcanzar territorio estadounidense. En la actualidad, EEUU tiene cuatro de esos interceptores de misiles ya instalados en la base aérea de Vanderberg, California.

La decisión del Pentágono rectifica una decisión de la Administración de Barack Obama de 2010 de limitar el número de interceptores en Alaska a 30. La Administración de George W. Bush planeó el despliegue de un total de 44, que finalmente son los que va a haber ahora.