Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JEAN-YVES LE DRIAN | Ministro de Defensa francés

“Hemos intervenido para devolver a los malienses su libertad perdida”

El ministro de Defensa francés recalca que el presidente Hollande "no dudó en atacar [en Malí] cuando los yihadistas se dirigieron al sur"

El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, se dirige a los militares en su visita a un cuartel este martes.
El ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, se dirige a los militares en su visita a un cuartel este martes. AFP

Francia quiere europeizar la lucha contra el terrorismo en Malí. La gloriosa soledad de su ejército ha sido aprovechada por François Hollande para vestirse un inédito traje de libertador y ganar popularidad en las encuestas. Pero la factura económica de la Operación Serval es elevada. París ha gastado ya 50 millones de euros desde que Hollande dio la orden de ataque el 11 de enero, según cifras oficiales, y ha llegado el momento de compartir cargas. Este martes, el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, ha invitado a tres medios internacionales (BBC, Frankfurter Algemeine Zeitung y EL PAÍS) a visitar el cuartel del Regimiento de Infantería de Marina en Vannes (Bretaña). Allí se preparan los 150 militares franceses que viajarán a Malí incluidos entre los 491 soldados europeos de la Misión de Instrucción de la Unión Europea (EUTM). La misión se ocupará desde el 15 de marzo de reconstruir el ejército de Malí, una entelequia de golpismo, deserciones y abusos que según París “necesita una cadena de mando, todo el equipamiento, y aprender a respetar los derechos humanos y a reflejar la diversidad étnica del país”. Hijo de obreros bretones, casado con una española de Ávila, sindicalista y militante del Partido Socialista desde los años setenta y uno de los amigos más antiguos de Hollande, Le Drian (Lorient, 1947) atiende a este diario a bordo de un pequeño avión CASA fabricado en Sevilla y que produce un ruido infernal. El ministro se muestra políticamente correcto, considera que “España y Europa han acudido a la cita de Malí”.

Pregunta. ¿Está satisfecho de la respuesta de Europa, y sobre todo de Alemania y España?

Respuesta. España, Reino Unido, Bélgica, Alemania y los demás países europeos nos han permitido responder hasta ahora a las dificultades logísticas que tenía la operación. Han acudido a su cita y ahora acudirán con la misión de instrucción. Quince países se han comprometido a enviar militares para ayudar a reconstruir al ejército maliense, que luego debe asumir las funciones de un ejército de un país democrático. La seguridad y el respeto de los derechos humanos.

P. Pero España solo ha enviado un avión de transporte, como Dinamarca.

R. He tenido el apoyo político del ministro de Defensa español, desde el principio apoyaron la misión europea, en enero les comunicamos la fecha de la intervención y nos ayudaron con la logística. España ha sido útil.

P. Todorov ha escrito que la intervención solo será legítima si dura poco. ¿Cuánto tiempo queda de Operación Serval?

R. No tenemos ninguna intención de quedarnos en Malí, solo queremos ayudar al país a recuperar su integridad y soberanía, y ceder el relevo cuanto antes a las fuerzas africanas autorizadas por la ONU —la Misión Internacional de Ayuda a Malí (MISMA)—. Lo haremos de forma progresiva, y después la MISMA se ocupará de mantener la paz.

P. Se ha dicho que Francia prepara la liberación de los siete rehenes secuestrados en el Sahel. Las familias han mostrado su inquietud. ¿Qué les dice?

R. Nuestra acción y nuestro pensamiento están de forma permanente volcadas a la cuestión de los rehenes. En todas las decisiones que toma el presidente de la República, los secuestrados son cruciales.

P. Usted es amigo de vieja data de Hollande. ¿Quién convenció a quién de la necesidad de intervenir en Malí?

R. Él tomó la decisión. Yo le alerté sobre el asunto en junio de 2012, y le informé a menudo sobre Malí. Él se convenció de la necesidad de actuar, y lo dijo en la Asamblea Nacional de Naciones Unidas, al final de septiembre. Cuando los grupos yihadistas decidieron avanzar hacia el sur, retando a anticipar la puesta en marcha de las decisiones internacionales, Hollande no dudó un segundo. Fue él quien decidió.

P. Dijo el otro día en Bamako que era el día más feliz de su vida… ¿Exageraba, no?

R. Se dejó llevar por el entusiasmo que reinaba en Bamako. Creo que quería decir el día más importante de su presidencia. Sentimos orgullo por la eficacia de las fuerzas francesas, y orgullo por haber devuelto a Malí su libertad. Creo que es una señal importante para toda África.

P. ¿Asistimos realmente, como asegura Hollande, al final de la política de la Françafrique? ¿Certifica la intervención en Malí la muerte del neocolonialismo francés en África?

R. ¡Esto no tiene nada que ver con la Françafrique! Aquello consistía en que el ejército intervenía para poner o quitar presidentes. En Malí va a haber elecciones, y Francia no intervendrá. Hemos intervenido para devolver a los malienses su libertad perdida. Son cosas totalmente distintas.

P. ¿África está preparada para tomar su destino en sus manos?

R. Hace falta que África asuma su propia seguridad, los países africanos no serán adultos hasta que no sean capaces de defenderse. La Defensa es parte de la creación de un Estado. Creo que estos eventos contribuirán a que los países africanos tomen conciencia de que es preciso que sus fuerzas armadas respondan al poder político.

P. ¿La guerra del Sahel va a ser decisiva en la lucha de Occidente contra el terrorismo?

R. Va a contribuir mucho. Ya hemos causado daños importantes a los yihadistas, y lo van a tener difícil para recuperarse del golpe. No bastará, porque pueden irse a Libia, o volver a Siria, pero Francia ha demostrado que no les permitirá tomar como rehenes a países amigos.

P. Se dice que la intervención solo protege intereses económicos. Y es verdad que ustedes tienen importantes intereses allí.

R. No en Malí.

P. Pero sí en Níger.

R. Nuestro principal interés es la seguridad.

P. La seguridad del uranio es importante también.

R. Sí, pero estaba en causa la viabilidad del Estado maliense, esa ha sido nuestra principal preocupación.

P. ¿Echa de menos la Europa de la Defensa que Alemania y Francia no han sabido impulsar?

R. Malí es una verdadera oportunidad. Debemos cooperar de manera pragmática.

P. Pero en Libia no sucedió eso.

R. Libia no tiene nada que ver con Malí.