Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
II ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN EGIPCIA

Los opositores desafían a Morsi y mantienen sus protestas

Los manifestantes desafían el toque de queda impuesto por el Gobierno

Jerusalén / El Cairo
Un manifestante, con la bandera de Egipto, en El Cairo.
Un manifestante, con la bandera de Egipto, en El Cairo. REUTERS

Los manifestantes volvieron a tomar este lunes las calles de Egipto en el quinto día consecutivo de protestas, en el contexto del segundo aniversario de la revolución que depuso a Hosni Mubarak, dejando acorralando al Gobierno de Mohamed Morsi. Aunque el presidente había instado a la oposición a dialogar, para tratar de pacificar el país, ésta se negó a acudir a una reunión con el Gobierno, exigiendo que este antes ceda y desista de sus reformas de tipo islamista. Al menos 56 personas han muerto desde que se desatara este brote de violencia, y Morsi ha decretado el estado de emergencia y el toque de queda en tres puntos cruciales por los que discurre el Canal de Suez: Port Said, Ismailia y Suez.

En El Cairo, miles de personas participaron en una marcha, convocada como pacífica, al Consejo de la Shura, la Cámara alta del Parlamento. La policía empleó botes de gas lacrimógeno en su contra. Precisamente este lunes, esa Cámara aprobó un proyecto de ley, presentado por el Ejecutivo, que autoriza al Ejército a garantizar la seguridad del país y a detener a manifestantes, según informó Mena, la agencia estatal de noticias. De ese modo, las fuerzas armadas egipcias colaborarán con la policía en las labores de control de seguridad del país, de aquí a las elecciones legislativas, que en principio están programadas para abril. La oposición ha anunciado que boicoteará esos comicios si Morsi no cede ante sus demandas.

Por quinto día consecutivo, se han producido altercados de forma intermitente entre grupos de jóvenes y las fuerzas de seguridad en los aledaños de la plaza Tahrir, en las calles Kasr al-Aini y Yusef el-Guindi. En sus intentos por dispersar a los jóvenes, que utilizan sobre todo piedras y cócteles molotov, la policía ha recurrido a gases lacrimógenos y al disparo de perdigones. Por la tarde, una turba se apoderó de un coche de la policía, y le prendió fuego.

Cientos de manifestantes han tomado las calles en Suez, otro de los focos del conflicto, para protestar contra la declaración del estado de emergencia en la ciudad. Numerosos opositores han violado el toque de queda declaro tanto en Suez como en Ismailia y Port Said, en vigor entre las 21.00 y las 06.00, hora local. En esa última ciudad los disturbios comenzaron el sábado por la condena a muerte de 21 hinchas del equipo de fúbtol local Al Masry, a causa de la masacre cometida en febrero del año pasado contra seguidores de un club visitante, en la que murieron 74 personas. Este lunes fallecieron otros 3 heridos en los disturbios ocurridos allí en los pasados días, elevando la cifra de muertos en estas revueltas de Port Said hasta 40.

A causa de la división que provocó el referéndum constitucional de diciembre, se iniciaron varias rondas de diálogo nacional en las que participaron los partidos islamistas y tan sólo alguna formación laica menor. La semana pasada se suspendió definitivamente ese diálogo, pues varios partidos se retiraron de él y denunciaron que los Hermanos Musulmanes, que apoyan a Morsi, no habían respetado las decisiones pactadas por consenso en la Cámara alta del país. “El presidente Morsi y su partido no han sido capaces de administrar el país y han ignorado los consejos que se les ha dado en anteriores encuentros”, explicó en un comunicado la organización 6 de Abril, uno de los más célebres movimientos revolucionarios.