Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Corea del Norte, con móvil

Los extranjeros ya no tendrán que dejar sus teléfonos en la aduana al entrar en el país más aislado del mundo

Kim Jong-Un (centro) habla con los funcionarios que le acompañan a visitar un nuevo hospital en la sureña ciudad the Taesongsan.
Kim Jong-Un (centro) habla con los funcionarios que le acompañan a visitar un nuevo hospital en la sureña ciudad the Taesongsan. REUTERS

Algo está cambiando en Corea del Norte desde que Kim Jong-un sucedió a su padre, el Querido Líder Kim Jong-il, hace ahora algo más de un año. Los escasos extranjeros que viajan a este país ya no serán obligados a dejar en la aduana norcoreana sus móviles. El Gobierno ha autorizado a los extranjeros a quedarse sus teléfonos durante su estancia en el país. Además, tendrán la posibilidad de realizar llamadas internacionales si adquieren una tarjeta SIM. 

La noticia la ha dado la agencia oficial china Xinhua, que cita sin indicar su nombre a un empleado de la empresa mixta egipcia-norcoreana  Koryolink, la única que opera en el país. China es el principal socio del régimen de Kim Jong-un y casi la totalidad de los comerciantes y hombres de negocios que viajan a Pyongyang o cruzan la frontera común son chinos. 

"Solo hay que rellenar un formulario de inscripción en la aduana con el número del teléfono y se puede entrar con el aparato", dijo el técnico de Koryolink, que aseguró que la medida, que afecta a todo los extranjeros sean hombres de negocios o turistas -no está claro si los periodistas se podrán beneficiar también- fue adoptada el pasado 7 de enero. Además, el técnico ofreció la venta de tarjetas SIM para llamadas internacionales por 50 euros.

No es el único signo aperturista del día. El cónsul general norcoreano en el Extremo Oriente ruso, Sim Guk-rion, ha invitado hoy a las empresas rusas a invertir en su país. "Hemos adoptado nuevas reglas para la inversión. Invitamos a las compañías rusas a participar en la exploración de la región nororiental de Ranson", ha declarado Sim, según la agencia Interfax.

La petición del diplomático llega cuando el Consejo de Seguridad prepara una resolución para imponer nuevas sanciones económicas a Corea del Norte por el lanzamiento en diciembre pasado de un misil de largo alcance, que Pyongyang asegura que era un cohete para poner en órbita un satélite. 

China, uno de los cinco miembros permanentes y con derecho a veto del Consejo de Seguridad,  se oponía hasta ahora a que se adoptaran nuevas medidas contra su vecino, cuya situación económica es muy delicada, pero tras las negociaciones de los últimos días parece haber aceptado dar vía libre a la resolución.

Numerosos observadores surcoreanos, que siguen muy de cerca los movimientos de Norte, apuntan que el régimen están dando "signos de apertura" desde que el joven Kim Jong-un, llegó al poder. La nueva presidenta electa de Corea del Sur, Park Geun-hye, ha declarado que una de sus misiones será propiciar la adopción de cambios que liberalicen la economía y mejoren el paupérrimo nivel de vida de la población, además de convertir a Corea del Norte en "un miembro responsable de la comunidad mundial". Con ello, Seúl pretende que Pyongyang ponga fin a sus programas nuclear y de misiles.   

En el llamado 'reino ermitaño' hay en la actualidad 1,8 millones de móviles con tecnología 3G, pero su utilización es exclusivamente interna. Los 23 millones de norcoreanos no tienen derecho a realizar llamadas internacionales.  Tampoco hay Internet, pero el pasado 7 de enero el presidente de Google, Eric Schmidt viajo a Pyongyang y explicó al régimen la conveniencia de conectarse a Internet para impulsar la economía del país.  “En un mundo cada vez más conectado, la decisión de de mantenerse virtualmente aislada, afecta mucho al crecimiento económico y a las posibilidades de recuperación", declaró Schmidt.