Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vía abierta para la reforma sanitaria

El presidente de EE UU asume su nuevo mandato con la constitucionalidad de su ley más polémica bajo el brazo

Vía abierta para la reforma sanitaria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asume este nuevo mandato con la constitucionalidad de su reforma sanitaria bajo el brazo; tras la resolución dictaminada por el Tribunal Supremo, con cinco votos a favor y cuatro en contra, el pasado 28 de junio. Una sentencia que acabó con la principal causa sostenida por los republicanos durante tres años y que le dio un empujón para conseguir la reelección el pasado mes de noviembre. Los norteamericanos tienen ya un sistema sanitario que se aproxima a la cobertura universal y durante estos próximos cuatro años se cumplirán la mayor parte de los objetivos planteados por dicha normativa.

El proyecto de ley fue aprobado el 23 de marzo de 2010 y con él, Obama logró replantear el sistema sanitario estadounidense, aunque conservando el seguro privado como columna vertebral del mismo. La reforma propuso un régimen alternativo en el que aquellas personas que cuentan con cobertura médica se les facilite nuevos seguros a precios más asequibles y en el que los trabajadores tengan la posibilidad de escoger entre contratar un seguro médico como lo hacen en la actualidad, o pagar una cotización al sistema nuevo. Además, a partir de 2014, ninguna compañía podrá rechazar a pacientes por condiciones médicas predeterminadas, cobrarles más caro por sus problemas de salud ni negarles servicios por su enfermedad.

"Somos una nación que se enfrenta a sus desafíos y acepta sus responsabilidades. Somos una nación que hace lo que es difícil, lo que es necesario. En este país, damos forma a nuestro propio destino. Eso es lo que hacemos. Eso es lo que somos. Eso es lo que nos convierte en Estados Unidos (...) todo el mundo debería tener seguridad cuando se trata de su salud ", aseguró Obama en la presentación del proyecto de ley.

Entre las medidas más destacadas que han entrado en vigor en estos casi tres años, es preciso señalar, entre otras, que 3,6 millones de personas de más de 65 años reciben un 50% de descuento sobre el valor de los medicamentos y que hasta el momento más de 50 millones de estadounidenses han mejorado su cobertura de servicios preventivos. Desde el año pasado, además, millones de mujeres disfrutan de una atención preventiva más global que las proporciona un mejor acceso y sin coste a anticonceptivos, mamografías y pruebas de detección del cáncer del cuello de útero

Los jóvenes hasta los 26 años son otros de los beneficiados por la reforma sanitaria de Obama. Estos ahora son beneficiarios de total derecho de los seguros de sus progenitores (una medida que ya ha permitido a más de tres millones de jóvenes tengan cobertura). Un apartado que ha favorecido, sobre todo, a los enfermos más graves. Por último, la ley, además, subvenciona el 35% de los seguros de los empleados, lo que ha supuesto que más de dos millones de trabajadores tengan cobertura sanitaria.

Los próximos cuatro años...

Desde el 1 de enero de este año, las personas con Medicaid o Medicare - financiación federal para la asistencia médica de las personas con escasos recursos económicos- van a tener un mejor acceso y calidad en la atención sanitaria. Los Estados cuentan con nuevas subvenciones para ofrecer mejores servicios de prevención a estas personas a bajo coste o incluso nulo. El 1 de octubre de 2013, además, se abrirá el mercado a los intercambios de seguros accesibles que permiten a los consumidores elegir un plan que se adapte mejor a su estado de salud. Unos 33 Estados más el Distrito de Columbia se encuentran en vías de implantar este sistema. Además, entre otras medias, durante estos doce meses se mejorará el intercambio electrónico para reducir el papeleo, los retrasos administrativos y el coste de los trámites.

A partir de enero de 2014, ningún estadounidense podrá ser discriminado por su estado físico. Es más, será ilegal. Durante el próximo año, los estadounidenses también estarán obligados a contar con un seguro médico o a pagar una penalización, y las empresas con más de 50 empleados deberán ofrecer cobertura a todos sus empleados. Para final de ese año más de 100 millones de personas no tendrán límites para los tratamientos de por vida y ninguna compañía de seguros sanitarios podrá cancelar una cobertura por un error en la solicitud.

En 2015, la cuota establecida por el proveedor se ajustará anualmente. La fecha escogida para la implantación total de la reforma sanitaria es 2018, aunque para entonces Obama no será el presidente de EE UU.

Más información