Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón aumenta su presupuesto militar con la mira puesta en China

Tokio dedica 1.576 millones de euros extra a la modernización de misiles, cazas y helicópteros para sus Fuerzas de Autodefensa

Una de las primeras medidas del recién electo primer ministro conservador Shinzo Abe ha sido aumentar el presupuesto militar,  algo que no sucedía desde 2002. Con ello, el nuevo Gobierno japonés ha querido dejar claro a Pekín que no está dispuesto a consentir provocaciones militares de Pekín en los islotes en el mar de China Oriental, denominados Senkaku (en japonés) y Diaoyu (en chino), cuya soberanía se disputan ambos países.

Abe, que obtuvo una resonante victoria en las elecciones del pasado 16 diciembre, planea dedicar un suplemento de 180.500 millones de yenes (1.576 millones de euros) a la modernización de misiles, cazas y helicópteros de sus Fuerzas de Autodefensa (Ejército). Esta cantidad procederá del presupuesto extraordinario de estímulo económico de unos 130.000 millones de euros que el Gobierno pretende aprobar en las próximas semanas, con el que pretende sacar al país de la reincidente crisis económica que vive desde hace dos décadas.

En total, los gastos militares extras serán 1.856 millones de euros, pero en estos se incluyen las partidas decidas a mejorar el equipamiento castrense frente a las catástrofes naturales, según el diario en inglés The Japan Times

Japón también está preocupado por Corea del Norte, que el mes pasado disparó un misil que sobrevoló las islas del sur de Japón. Según el régimen de Pyongyang, se trató de un cohete para poner en órbita un satélite, pero Japón y Estados Unidos sostuvieron que se trataba de una prueba encubierta de misiles balísticos.

Durante la campaña electoral, el Partido Liberal Democrático (PLD), que lidera Abe, había prometido ampliar los efectivos de las Fuerzas de Autodefensa y mejorar su equipamiento. La inyección monetaria servirá para reacondicionar tres helicópteros SH-60 de patrulla y otros equipos relacionados para reforzar las labores de vigilancia en el espacio aéreo y marítimo en torno a las islas Senkaku/Diaoyu.

Abe apoya que Japón transforme sus fuerzas de autodefensa en Ejército regular, lo que requiere reformar el artículo 9 de la Constitución pacifista impuesta en 1946 por EE UU como potencia ocupante tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial. Ya en 2006, durante los 11 meses en que Abe encabezó por primera vez el Gobierno japonés, dio importantes pasos en este sentido. Pese a las limitaciones que impone la actual Carta Magna, Tokio tiene el sexto mayor presupuesto militar del mundo.

Con este aumento, el presupuesto de defensa se situará en torno a 45.000 millones de euros. Con una de las deudas más altas del mundo, en torno al 240% del Producto Interior Bruto (PIB), Tokio tenía congelados los gastos militares desde hace una década, pero la tensión desatada el año pasado por las islas en disputa y el hecho de que China lleve una década aumentando en dos dígitos por año su presupuesto militar propiciaron el cambio en la política japonesa. 

La diplomacia del nuevo Gobierno también se ha movilizado. El martes, el Ministerio de Relaciones Exteriores convocó al embajador chino en Tokio, Cheng Yonghua para "protestar vigorosamente" contra la presencia de navíos chinos en las disputadas aguas en torno al diminuto archipélago, situado a 150 kilómetros al noreste de Taiwan y a unos 400 kilómetros de la isla de Okinawa (sur de Japón). El viceministro Akitaka Aiki exigió que esos incidentes no vuelvan a producirse.

A finales de diciembre, un avión militar chino sobrevoló el archipiélago, lo que provocó el despegue inmediato de aviones caza F-15 japoneses.

Tokio tiene también un conflicto territorial con Seúl por un grupo de islas entre los dos países.