Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los buenos resultados económicos ayudan políticamente a Putin

Rusia bate en 2012 un récord histórico en la extracción de petróleo y condensado de gas al superar los 518 millones de toneladas

El presidente ruso, Vladímir Putin, durante su mensaje de Año Nuevo.
El presidente ruso, Vladímir Putin, durante su mensaje de Año Nuevo. AP

Buenas nuevas para el presidente Vladímir Putin: el año 2012 Rusia ha batido un récord histórico en la extracción de petróleo al superar los 518 millones de toneladas (incluido el condensado de gas), lo que significa un aumento del 1,3% con respecto a 2011. Este es el mejor índice desde la desaparición de la Unión Soviética.

Esta noticia económica tiene connotaciones políticas para el Kremlin, pues significa que hay muchas posibilidades de que la crisis europea no llegue a Rusia o, en cualquier caso, que se la pueda neutralizar con relativa facilidad, sin grandes sacrificios.

Las protestas que marcaron los comienzos de 2012 han ido perdiendo fuerza en Rusia debido a diversos factores, pero principalmente se explica por la falta de un programa constructivo de la oposición, por una parte, y por otra, de la ausencia de una crisis económica.

Esto último es lo principal para muchos observadores, y Putin lo tiene claro. De ahí que cuando, en épocas anteriores, han surgido problemas que amenazaban con producir una explosión social y estallado focos calientes, Putin, cual ágil bombero, se ha apresurado a correr a apagarlos. El caso más sonado probablemente ocurrió en 2009 cuando, frente a las cámaras de televisión, regañó al multimillonario Oleg Deripaska por no pagar los sueldos a los trabajadores de una fábrica de los alrededores de San Petersburgo, que habían salido a bloquear la carretera federal, y lo obligó a cancelar la deuda de inmediato.

Ahora Rusia, gracias a las superganancias que da la venta de hidrocarburos, ha logrado crear un holgado colchón financiero destinando los petrodólares a fondos de estabilización: el llamado Fondo de Reservas cuenta con más de 46.000 millones de euros y el de Bienestar Nacional, con más de 66.000 millones; además, las reservas del Banco Central llegaron a principios del pasado diciembre a casi 400.000 millones de euros.

Las petroleras extrajeron en 2012, según el departamento de estadísticas del complejo energético ruso, un promedio de 10.375.000 barriles de crudo diarios, y casi la cuarta parte correspondió a la compañía estatal Rosneft (117.473.000 toneladas). Esta es la petrolera que se quedó con la parte de león de los activos de la desaparecida Yukos, cuyo exdueño, Mijaíl Jodorkovski, continúa en la cárcel cumpliendo una pena por presuntos delitos económicos. Por cierto, Jordorkovski y su socio Platón Lébedev vieron rebajadas sus penas el pasado mes de diciembre, por lo que teóricamente podrán quedar en libertad el año próximo, en octubre y agosto de 2014, respectivamente. Detrás de Rosneft se colocó la empresa privada Lukoil, de Vaguit Alekpérov, con 84.620.000 toneladas.

Con este panorama, Putin, que el año pasado regresó al Kremlin asumiendo por tercera vez como presidente del país, puede estar tranquilo por las promesas de mejoras sociales que ha hecho, ya que significa que podrá cumplirlas y así apagar el descontento que estaba en alza entre la población.

Pero no todo son cielos despejados para Moscú. Así, la producción de gas disminuyó en un 2,3% y la extracción de gas natural por parte del monopolio Gazprom cayó de 513.100 millones de metros cúbicos a 478.800 millones. Esto se debió principalmente a la crisis económica que afecta a los países europeos, que son sus principales compradores. El problema es que Rusia no ha apostado por el gas natural licuado y prácticamente no ha desarrollado el gas de esquisto, lo que hace que por el momento le sea difícil llegar a nuevos mercados. Esto le puede significar en el futuro una sustancial bajada de sus ingresos por la venta de hidrocarburos –sobre todo, si la Unión Europa continúa en crisis y si tiene éxito en sus esfuerzos por diversificar sus fuentes de abastecimiento-. Pero a corto y quizá mediano plazo el Gobierno ruso no encontrará serios obstáculos que le impidan cumplir las promesas hechas a la población.