Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada en Emiratos una célula que planeaba atentados terroristas

Los detenidos forman parte de un "grupo organizado de desviantes", el término que utiliza Arabia Saudí para designar a los miembros de Al Qaeda

Desfile militar en Doha el pasado 18 de diciembre.
Desfile militar en Doha el pasado 18 de diciembre. AFP

Las autoridades de Emiratos Árabes Unidos (EAU) han anunciado este miércoles el desmantelamiento de una célula saudí-emiratí que planificaba actos "terroristas" en los Emiratos, Arabia Saudí y en otros países.

Los miembros de la célula "han importado material y equipamiento para preparar operaciones terroristas contra la seguridad nacional de ambos países y otros Estados hermanos", precisaron las autoridades emiratíes, indicando que forman parte de "una célula organizada de desviantes", un término utilizado por Arabia Saudí para designar a miembros de la red Al Qaeda. Se trata del segundo grupo islamista desmantelado en EAU, pero el primero presuntamente vinculado a Al Qaeda.

Las autoridades de Emiratos Árabes Unidos, importante exportador de crudo, plataforma regional de negocios y aliado de Estados Unidos, anunciaron el pasado mes de julio la desarticulación de un grupo que preparaba un compló contra el Estado. El jefe de policía de Dubái, Zahi Jalfan, acusó entonces a los Hermanos Musulmanes de intentar derribar a las monarquías del Golfo.

A comienzos de octubre, el ministro emiratí de Exteriores culpó también a los Hermanos Musulmanes, 60 de cuyos miembros han sido detenidos en el país, de "no reconocer la soberanía" de los Estados.

Un periódico próximo a las autoridades emiratíes informó en septiembre de que los 60 detenidos, partidarios del grupo islamista local Al Islah —vinculado a los Hermanos Musulmanes—, habían confesado su pertenencia a una "organización secreta"  que quería aprovechar las primaveras árabes para instaurar un régimen islamista. Sin embargo Al Islah desmintió tener un ala militar y recibir financiación del extranjero para establecer un régimen islámico.

La federación de los Emiratos Árabes Unidos, uno de los países más ricos del mundo, ha quedado al margen de la ola de protestas populares que empezó a recorrer la región a finales de 2010 y que eclosionó en 2011 con el nombre de primavera árabe.