Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco empleados asesinados en Pakistán durante una campaña contra la polio

Los líderes religiosos han emitido fetuas contra la vacunación de esta enfermedad

Una madre llora la muerte de su hija en los ataques en Pakistán contra la campaña de vacunación de la polio.
Una madre llora la muerte de su hija en los ataques en Pakistán contra la campaña de vacunación de la polio. AFP

Cinco empleados paquistaníes de una campaña de lucha contra la polio han sido asesinados a tiros en Pakistán, según han informado fuentes policiales. La polio es todavía en Pakistán una enfermedad endémica. Las cinco víctimas, cuatro mujeres y un hombre, han sido abatidas en tres diferentes ataques, mientras administraban las vacunas contra este virus o supervisaban la vacunación, según ha informado el portavoz policial Shahid Hayat. Aunque se desconoce quién está detrás de estos asesinatos, los talibanes han calificado en varias ocasiones la campaña de vacunación como un compló occidental.

Tres mujeres fueron asesinadas y un hombre herido en dos ataques perpetrados este martes en Karachi, ciudad del sur del país. Según un funcionario del Ministerio de Sanidad, Gul Naz, el equipo había recibido amenazas por ayudar a los "infieles". Otro trabajador había muerto el lunes en la misma ciudad, según informó Naciones Unidas. La quinta víctima, una chica de 17 años, fue tiroteada desde una moto mientras supervisaba la vacunación en Peshawar, en el noroeste del país.

"Las víctimas son todas trabajadores del Ministerio de Sanidad de la provincia de Sind", ha explicado el responsable policial. "Los religiosos han emitido ya fetuas contra la campaña de vacunación antipolio", ha añadido Hayat. La presión de los imames (líderes religiosos musulmanes) ha provocado que muchos padres rechacen la vacunación de sus hijos contra la polio, enfermedad endémica en tan solo tres países: Pakistán, Afganistán y Nigeria. El pasado verano, los talibanes de las zonas tribales del noroeste paquistaní amenazaron con atacar a los vacunadores contra la polio, pero ciñeron su amenaza directa a los equipos desplegados en esa región del país.

Debido a los ataques contra los empleados de la campaña de vacunación, que prevé administrar más de cinco millones de vacunas, el Ministerio de Sanidad ha decidido suspender sus trabajos en la provincia de Sind. Según informa BBC, la oposición a las vacunaciones proviene también del recuerdo de la muerte de Osama bin Laden. La CIA utilizó una campaña falsa contra la hepatitis para reunir información en la zona y averiguar el paradero del entonces líder de Al Qaeda.

Según datos oficiales, el año pasado hubo en Pakistán 198 casos, casi un tercio del total de episodios registrados en el mundo, y a mediados de este año ya había 22 pese a los esfuerzos de las autoridades y las agencias de salud por erradicar la polio del país.