Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una recuperación complicada

El Gobierno venezolano rompe por primera vez el hermetismo sobre el estado de Chávez

A Nicolás Maduro se le quiebra la voz cada vez que debe anunciar a los venezolanos cómo evoluciona la salud del presidente Hugo Chávez, operado el martes en Cuba por cuarta vez, de una reincidencia del cáncer en la “zona pélvica” que le fue diagnosticado en junio de 2011. El vicepresidente y canciller, ungido por Chávez como sucesor en caso de que muera, ha informado que el presidente venezolano atraviesa un “duro y complejo” proceso de recuperación, que ha evoluciona “de estable a favorable”. Pero su semblante de angustia es tal, que se disculpó por ello: “Es que nuestras caras son expresión del dolor, la preocupación y el amor más puro que sentimos por Hugo Chávez, nuestro comandante”, se justificó Maduro el jueves. Nada, en la información oficial y en los rostros de quienes hoy manejan el Gobierno de Venezuela, indica que Chávez será capaz de asumir, el 10 de enero, el cuarto mandato para el cual fue electo en octubre pasado.

Los detalles del cuadro clínico de Chávez son un secreto. Desde que se declaró enfermo, en junio de 2011, el presidente se ha negado a revelar dónde está alojado el cáncer que padece ni cuáles de sus órganos han sido afectados por la enfermedad. Se sabe que ha sido operado cuatro veces y que ha recibido tratamientos de quimio y radioterapia.

El sábado pasado, Chávez aludió por primera vez a la posibilidad de que podría morir, en un mensaje televisado al país. Tras esta cuarta operación, su Gobierno también ha procurado ser más transparente en la información. El ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, ha admitido que hubo complicaciones durante la operación de este martes, debido a una hemorragia que pudo ser controlada pero que dejó secuelas. Mientras tanto, el vicepresidente insiste, con un gesto de preocupación, en la necesidad de que el chavismo se mantenga unido, para el socialismo del siglo XXI se sostenga más allá de Chávez.