_
_
_
_

Obama vence en el debate final al mantener a la defensiva a Romney

El presidente se impuso al republicano en el último debate, sobre política exterior El demócrata mantuvo a su rival a la defensiva "Mientras sea presidente de EE UU, Irán no tendrá el arma nuclear", dijo

Foto: overonaelpais | Vídeo: REUTERS - LIVE!
Yolanda Monge

En términos de política exterior, un candidato tiene más que perder si arriesga y fracasa. Si además las encuestas dicen que están igualados, no hay necesidad de suicidarse ante las cámaras en el tercer y último debate entre los candidatos a la Casa Blanca celebrado en la madrugada de este martes (hora española) en la Universidad de Lynn en Boca Raton (Florida). Por eso, ambos pretendientes a la presidencia de Estados Unidos en los próximos cuatro años se ajustaron a guion y ninguno protagonizó un golpe de efecto. Coincidieron en los grandes temas y se distanciaron en los habituales: la economía, hacia la que intencionada e inevitablemente encontraron un atajo a la que llegar siempre que fue posible.

El debate ha mostrado un Obama seguro en su papel, experimentado en el tema, al que la cámara ha enseñado en ocasiones con cara de pocos amigos hacia su oponente, al que parecía no considerar a la altura. Romney ha sido vago, como se esperaba, y ha estado a la zaga en un terreno que ha probado que le queda grande. Si eso importa o no, es ya otra cuestión. De momento, las encuestas divulgadas esta madrugada han dado como ganador a Obama. CBS otorgaba un 53% a Obama y un 23% a Romney. CNN un 48 y un 40%, respectivamente.

Sin mencionar la palabra, el candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, ha comenzado el debate calificando la primavera árabe de fracaso. “Trajo esperanza”, ha dicho Romney, pero después “hemos visto país por país, un gran número de acontecimientos horribles”, declara en referencia al atentado del pasado 11-S en el que murió el embajador en Bengasi y otros tres norteamericanos. Romney ha mencionado el ascenso al poder de los Hermanos Musulmanes como un ejemplo de los malos vientos dejados por la primavera árabe. “Tenemos que imponer una disciplina más dura para reducir esta oleada de extremismo”, ha proseguido el aspirante republicano.

“Ni un solo soldado sobre el terreno”, ha contestado Obama en tono triunfal. La primavera árabe se realizó y se pacificó Libia sin un solo soldado enviado a morir en una guerra en el extranjero. El presidente ha defendido a la vez su posición en Libia y ha declarado que los responsables de ese ataque serán perseguidos. “Nosotros participamos en crear un grupo que liberó a su país de un déspota que mató a varios americanos”, ha dicho Obama alejando su herencia de la de Bush y su ocupación de Irak y Afganistán a la vez que ha atacado a su rival al mencionarle que si por él hubiera sido nunca se hubiera capturado a Osama bin Laden ya que dijo que “no compensaba remover cielo y tierra para aniquilarle”.

En su contrarréplica, Rommey ha sido conciso –básicamente porque no ha sabido hacer otra cosa-: “Mi estrategia es muy clara, perseguir a los malos”. Dicha la obviedad anterior, el exgobernador de Massachusetts ha concedido que también hay que ayudar a esos países, “mejorar la igualdad entre hombres y mujeres y la educación”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Durante ese segmento de la conversación, Obama ha visto una oportunidad para poner a la defensiva a Romney y ha ironizado con que se alegraba de que ahora dijera que Al Qaeda era una amenaza. “Hace unas semanas cuando le preguntaron, dijo que nuestro peor enemigo era Rusia... Y me alegro de que diga que la guerra de Irak fue un error. Hace días dijo que deberíamos mandar más soldados a Irak, a una guerra ya acabada. Lo entiendo, usted no ha tenido oportunidad de ejercer en materia de política internacional... No sólo se equivoca, sino que manda mensajes erróneos a nuestros soldados”, ha respondido Obama –satisfecho- a Romney.

Mi estrategia es muy clara, perseguir a los malos” Mitt Romney, aspirante republicano

Romney ha contraatacado diciendo que desacreditarle no era ningún programa electoral, que eso no frenaría los ataques en Oriente Próximo. “Rusia es un enemigo geopolítico”, ha asegurado el obispo mormón como si se tratara de repetir un capítulo de un libro de historia.

En el bloque de Siria, ambos candidatos han coincidido en que Bachar al Asad debe de abandonar el poder. Ambos han coincidido también en que está fuera de cuestión una intervención armada en aquel país. “Emplear medios militares americanos en Siria es un gran riesgo. No podemos poner armas en manos de personas que luego las puedan usar contra nosotros”, ha explicado el presidente sin mencionar la experiencia traumática de Afganistán pero en referencia clara a los ataques fraticidas que ahora se suceden allí.

La respuesta de Romney ha sido de nuevo ajustada a guión: “Queremos trabajar con nuestros aliados para que asuman una posición de liderazgo”. Obama ha rescatado la herencia de John Kennedy y ha declarado que haber enviado tanques a la plaza de Tahrir en El Cairo no hubiera sido acorde con “los ideales que JFK defendió hace 50 años”

A media hora de comenzado el debate, los candidatos, encabezados por Romney, se las apañaron para reconducir la conversación hacia la economía, la principal preocupación de los votantes, no Siria o el conflicto con Irán. No Libia. El empleo. Ambos han coincidido en que para que EE UU siga siendo fuerte en el mundo hay que crecer en casa, fortaleciendo la economía.

Nuestras alianzas nunca han sido tan fuertes en Asia, en Europa” Barack Obama

Eso sí, Rommey ha aprovechado la ocasión para barrer para su campaña y ha dicho que EE UU no es ahora “más influyente en ninguna parte del mundo que hace cuatro años” Obama ha contestado tranquilo que “América sigue siendo una nación excepcional”, aunque su rostro empezaba a denotar cierta crispación hacia su contrincante: “Nuestras alianzas nunca han sido tan fuertes en Asia, en Europa”, ha recordado el presidente a Romney por si este no lo sabía.

Para reforzar su argumento –dentro y fuera-, Obama ha dicho que el hecho de acabar la guerra en Irak y de iniciar el repliegue en Afganistán ha permitido centrar más recursos en la recuperación económica. “El gobernador Romney propone políticas equivocadas”, ha asegurado Obama diciendo que para el exgobernador “Bush era un gran gestor económico y Dick Cheney un modelo a seguir”. Obama unía al pretendiente a la Casa Blanca con una de las peores herencias en políticas exterior dejadas por ningún presidente norteamericano.

Sin despeinarse, el aspirante republicano ha vuelto a llevar el tema donde se sentía más cómodo: “Yo devolveré los puestos de trabajo a los americanos”, ha declarado, haciendo de paso una exposición de los cinco puntos de su plan económico, tal y como hizo en los anteriores debates. Obama ha decidido a esa altura del debate aceptar el juego de su contrincante y se ha lanzado de cabeza también a hablar de política doméstica dejando de lado la exterior. Por pura inercia, por no quedar fuera de línea, no por necesidad como el exgobernador que incluso ha encontrado hueco para mencionar su gestión en los Juegos de Invierno de Salt Lake City (Utah), quizá los juegos personalmente más políticamente rentabilizados de la historia de las Olimpiadas.

Superada la fase anterior, los candidatos fueron cuestionados por el moderador qué harían si Israel sufriera un ataque. Ambos han coincidido en la respuesta. “Apoyaré a Israel en el caso de que sea atacado”, ha certificado Obama. “Mientras yo sea presidente de EE UU, Irán no tendrá un arma nuclear”, ha apostillado recordando que las sanciones económicas ahogan cada día al régimen de los ayatolás. “Si Israel es atacado, guardaremos sus espaldas”, ha dicho también Romney. “Un Irán nuclear es inaceptable para América. Yo ya pedí las sanciones económicas hace cinco años y vemos que funcionan”. Eso sí, Romney ha ido un poco más lejos y ha añadido que él incrementaría “esas sanciones y aislaría al país diplomáticamente”.

El reloj sigue marchando. No permitiremos que Irán alargue eternamente estas negociaciones que no van a ninguna parte. Si no cumplen las exigencias de la comunidad internacional, tomaremos medidas” 

Barack Obama

El presidente, no obstante, ha querido lanzar una advertencia al enemigo de Israel y ha advertido de que el tiempo se acaba. “El reloj sigue marchando. No permitiremos que Irán alargue eternamente estas negociaciones que no van a ninguna parte. Si no cumplen las exigencias de la comunidad internacional, tomaremos medidas”. Romney se ha sumado entonces a la tesis de Obama, pero ya estaba todo dicho y sonaba repetitivo.

Uno de los ataques más directos de la noche –aunque la frase se repitió en varias ocasiones- fue cuando Obama dijo: “Nada de lo que dice el gobernador Romney es cierto”. Cuando estábamos aplicando sanciones a Irán usted todavía invertía en una compañía china que compraba crudo a Irán. Dejaré que sean los votantes los que elijan quién gestionará mejor este asunto”.

Romney no ha sido capaz de articular una respuesta a qué haría si el primer ministro de Israel le llama para decir que se dispone a bombardear Irán. “Deje que vuelva a la pregunta anterior...”, le ha casi suplicado. Obama ha logrado en este terreno colocar a Romney de nuevo a la defensiva y ha puesto sobre la mesa los continuos cambios de posición del candidato republicano, algo que no le favorece en absoluto. “Gobernador, ha recorrido ya todo el mapa”, ha ironizado el presidente. “En Afganistán, Irak o Irán usted ha tomado todas las posiciones posibles. Le agradezco que ahora compre nuestra postura de aplicar presión diplomática y sanciones sobre Irán, pero es algo que no opinaba hace meses”.

A esta altura del debate y en este terreno, Obama ha querido recordar a Romney que si fuera por él Bin Laden seguiría vivo con casi toda seguridad ya que dijo ser partidario de haber pedido permiso a Pakistán para entrar a aniquilar al líder de Al Qaeda. “No hubiéramos completado la misión”, le ha espetado.

Llegado el tema de Afganistán, Romney se ha sumado al caballo ganador y ha venido a decir ahora que lo realizado por el Comandante en jefe del Ejército edra lo correcto. En definitiva, que respetará la fecha impuesta por Obama, finales de 2014, para la retirada total. De nuevo, Obama ha representado su papel a la perfección y ha hecho toda una declaración de principios: “Nos vamos de Afganistán porque ya podemos efectuar una transición de soberanía en ese país. Y porque ya han muerto 3.000 soldados aliados. Al Qaeda ya ha quedado debilitada, y es hora de traer los soldados a casa”.

Hay dos caminos muy distintos sobre cómo recuperar nuestra economía. El del presidente nos lleva a un mayor declive. El mío es crear 12 millones de puestos de trabajo"

Mitt Romney

Romney ha tenido una frase entonces que sin duda dará para muchos tuits. Ha sido cuando ha declarado que no era el momento de divorciarse de Afganistán. “El país sufre amenazas de duros grupos terroristas dentro de su territorio. Si el país se convierte en un estado fallido y teniendo armas nucleares”, ha proseguido dejando la ecuación en el aire…

En este segmento de la discusión, el moderador introdujo el tema que hasta el momento había estado ausente, los ‘drones’ o aviones no tripulados que han causado numerosas bajas entre civiles. “Apoyo su uso y creo que el presidente estaba en lo correcto al pedir un aumento de su presencia en nuestros ataques”. Nada que objetar por parte de Obama.

Avanzaba el debate con Romney a la defensiva y un Obama crecido aunque sin lanzarse al cuello de su rival. Llegado el momento de China de nuevo ha resultado inevitable la economía doméstica. “Puede ser un adversario para nosotros, pero puede llegar a ser un aliado”, ha dicho Obama. “China tiene intereses compartidos con nosotros, como es la estabilidad internacional”, ha explicado Romney.

El moderador, el periodista de CBS Bob Scheiffer, ha intervenido en ese momento para recordar una de las reiteradas propuestas de Romney. “Si usted declara que China manipula sus divisas en el primer día de su presidencia, va a crear una guerra comercial”, ha dicho Scheiffer a Romney. El exgobernador se ha limitado a decir que EEUU no puede rendirse “año tras año a esas prácticas". Obama ha aprovechado la frase para atacar a su adversario una vez más y donde más daño le hace. “Tiene razón. Es malo exportar empleos a China. Aunque usted dirigió una empresa que exportó empleos a China”, ha manifestado Obama en referencia a Bain Capital, la empresa que tuvo bajo su mando Romney y que continúa dándole dinero.

Han llegado los alegatos finales y Romney ha parecido que tenía algo más de fuelle que Obama. Pero contaban más los 90 minutos anteriores. Obama se ha limitado a decir que “en los últimos cuatro años hemos avanzado, hemos puesto final a dos guerras mientras trabajábamos en la recuperación económica de este país”. El presidente ha elegido acabar uniendo a Romney con la funesta herencia dejada por George W. Bush. “El gobernador Romney quiere volver a las políticas imprudentes de la pasada década”.

Con cara de mitin electoral, Romney se ha definido “ilusionado” con el futuro. “Hay dos caminos muy distintos sobre cómo recuperar nuestra economía. El del presidente nos lleva a un mayor declive. El mío es crear 12 millones de puestos de trabajo”. Ese ha sido el resumen de Romney para un debate centrado en política exterior. Ese y una frase final “Amo a los maestros”.

El debate ha comenzado con el recordatorio de que se celebraba en el 50 aniversario de que el presidente Kennedy revelara que la URSS había colocado misiles en Cuba. “Es un recordatorio de las crisis a las que un presidente se puede enfrentar”, ha dicho el moderador. Cada candidato ha contestado de sobra a esa máxima.

Los grandes olvidados de la noche, salvados los drones, han sido la Unión Europea y la vergüenza legal que sigue siendo el centro de detención de Guantánamo. Lo último se esperaba; lo primero no –es sin duda el problema más acuciante de la situación internacional-.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Yolanda Monge
Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_