Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE EUROPEA

Un choque de visiones sobre Europa abre la precampaña en el Bundestag

El socialdemócrata Steinbrück acusa a Merkel de aislar a Berlín en la UE

La canciller de Alemania, Angela Merkel, abogó en la mañana del jueves por traspasar a Bruselas competencias que permitan a la Unión Europea intervenir los presupuestos nacionales “allí donde se vulneren los Tratados de estabilidad y crecimiento” europeos. En una declaración de Gobierno ante el pleno de la Cámara baja parlamentaria (Bundestag) para informar sobre sus posiciones ante la cumbre europea de Bruselas, Merkel no habló de introducir cambios en los acuerdos para hacer posible estas intervenciones.

Merkel defendió además la creación de un organismo común de supervisión bancaria, pero rechazó que pueda ponerse en marcha en pocos meses. Insistió en que la supervisión conjunta es indispensable para que los bancos puedan ser recapitalizados directamente por el nuevo mecanismo europeo de estabilidad (MEDE).

España y Francia aspiran a que el organismo supervisor funcione a partir de enero de 2013, pero Alemania ha dado numerosas señales de que no será antes de 2014. Según dijo Merkel en el Bundestag, “estas cuestiones tienen que resolverse adecuadamente”.

Alemania es contraria a que el MEDE cubra los 100.000 millones euros del rescate bancario español concedido en junio, que sin organismo de supervisión bancaria europeo seguirá siendo un préstamo y computando como deuda pública española. Respecto a la posibilidad de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy pida un segundo rescate europeo con fondos del MEDE, la democristiana Merkel dijo que “la decisión solo compete al Gobierno español”.

Los mercados están anticipando desde hace días dicha solicitud, que muchos analistas esperan para las próximas semanas. Con la perspectiva de una doble intervención de socorro a España por parte del MDE y del Banco Central Europeo, la prima de riesgo española lleva días a la baja y el euro, al alza. Merkel recordó en el Bundestag que las condiciones para estos rescates están fijadas en los Tratados europeos.

Merkel concedió a su discurso un énfasis europeísta en el que destacó su “deseo” de que Grecia permanezca entre los 17 países del euro. No habló de dinero y dijo que hay que esperar aún a que llegue el informe de la troika de acreedores, que se espera para noviembre, pero en Alemania se da por hecho que Atenas percibirá ayudas de las pactadas en los dos rescates anteriores. La canciller llamó a redoblar los esfuerzos para salir de la crisis y destacó los “éxitos” obtenidos hasta ahora. También se refirió a la creación de un fondo común europeo con el que financiar las reformas de los países con problemas. Pero volvió a negarse en redondo a cualquier emisión de deuda conjunta europea, los llamados eurobonos. Concluyó expresando su alegría por la concesión del Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea, a la que llamo a defender "en paz y en libertad".

La misma alegría mostró el recién nombrado candidato socialdemócrata a las elecciones de 2013, Peer Steinbrück, que esgrimió el europeísmo para atacar a Merkel. Acusó a la canciller de provocar el aislamiento de Alemania en la UE con su “doble juego” político. Merkel, dijo Steinbrück, permitió que diversos representantes de su coalición de centro-derecha “acosaran a Grecia” y le amenazaran con una posible salida del euro. Según acusó el socialdemócrata, Merkel ha dado “un giro de 180 grados”, que ahora tampoco escapaz de explicar: “Dígales a los ciudadanos que Alemania tendrá que asumir más obligaciones respecto a Grecia”.

En su primer discurso como candidato en el Bundestag, Steinbrück acusó a Merkel de imponer a sus socios europeos políticas de recorte asfixiantes. Este discurso europeísta, dijo el candidato a la cacnilller “es el que había hecho falta hace dos años”. Steinbrück recordó al canciller Heinrich Brüning, uno de los últimos líderes democráticos de la República de Weimar, cuyas políticas de austeridad a rajatabla aceleraron el ascenso de los nazis al poder en los años treinta: “La necesidad destruye la democracia, el hambre se come la estabilidad social; eso es también cierto en los países donde domina la crisis económica actual”. El “análisis sesgado” de esta crisis por parte del Gobierno alemán, advirtió, “redunda en una receta sesgada: austeridad, austeridad, austeridad”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información