Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diplomáticos en Libia pidieron más seguridad antes de los ataques

La legación estadounidense solicitó a Washington “en repetidas ocasiones un aumento de la protección” para la embajada en Bengasi

Libia.
Libia.

La misión diplomática de Estados Unidos en Libia solicitó a Washington “en repetidas ocasiones un aumento de la seguridad” para la embajada en Bengasi, peticiones que en todos los casos fueron rechazadas, según han informado dos congresistas republicanos. Darrell Issa y Jason Chaffetz han escrito una carta a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en la que le exigen detalles de las solicitudes. Según los legisladores, esas solicitudes se produjeron como fruto de numerosos ataques sobre ciudadanos occidentales en Libia antes del asalto mortal del 11 de Septiembre a la legación de Bengasi que costó la vida al embajador Chris Stevens y otros tres norteamericanos a manos de radicales islamistas.

Según los congresistas, el próximo día 10 el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes –comité que preside Issa- realizará una audiencia sobre la situación de seguridad previa a los ataques de Bengasi. “A la misión diplomática en Libia se le negó el acceso a más recursos”, han explicado Issa y el congresista republicano por Utah, Jason Chaffetz. Ambos políticos piden en su carta a Clinton que explique si esas peticiones fueron de verdad cursadas y si se tomó alguna medida al respecto.

Clinton ha hecho acuse de recibo y a través de otra misiva ha declarado que aprecia que “ustedes y su comité estén profundamente interesados en averiguar qué sucedió antes y durante los ataques en Bengasi”. “Estamos buscando la manera de prevenir que pueda volver a suceder otra vez”, finaliza la secretaria de Estado.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, rehusó ayer sin embargo en rueda de prensa entregar cualquier información sobre las afirmaciones en la carta respecto a que diplomáticos estadounidenses habrían solicitado seguridad adicional. Los dos congresistas aseguran que en junio pasado ya se produjo un ataque con bomba al consulado estadounidense de Bengasi y un ataque contra la comitiva que llevaba el embajador británico en Libia por esa ciudad.

En plena campaña electoral para la Casa Blanca, los republicanos han criticado las declaraciones iniciales de algunos miembros de la Administración de Barack Obama que sugerían que los ataques habían sido una respuesta violenta y espontánea a la ira provocada por el vídeo en el que se ridiculiza a Mahoma. A finales de la semana pasada, el secretario de Defensa, Leon Panetta, aseguró en rueda de prensa que el ataque de Bengasi fue “un ataque terrorista” en toda regla. La inteligencia norteamericana iba un paso más allá y afirmaba que “algunos de los involucrados en el ataque terrorista estaban vinculados a grupos afiliados o simpatizantes de Al Qaeda”.